Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ricardo Beaumont Callirgos
Lunes, 5 de octubre de 2015 | Leída 2448 veces
A la misma razón, el mismo derecho

Aplicación del Quinto Pleno Casatorio a las impugnaciones societarias

Enviar por email

El autor considera que, tal como el Quinto Pleno Casatorio de la Corte Suprema fijó plazos cortos para que se pueda impugnar los acuerdos de las asociaciones civiles, del mismo modo, en un próximo Pleno, debería prohibirse el uso de la nulidad de acto jurídico para cuestionar acuerdos societarios. De esta manera se evitaría que estos acuerdos puedan cuestionarse hasta diez años después de su adopción.

[Img #9245]

 

El Quinto Pleno Casatorio Civil de la Corte Suprema de Justicia de la República publicado en El Peruano, en 27 páginas, el 09 de agosto de 2014, puso punto final a las demandas de nulidad de acto jurídico sustentadas en el artículo 219 del Código Civil (que incluye el artículo V de su Título Preliminar), pues estableció como doctrina jurisprudencial vinculante que la impugnación de todo acuerdo emitido por una asociación civil se debe fundamentar de manera obligatoria e insoslayable en el artículo 92 de la acotada norma, pues conforme a los métodos sistemático y teleológico, estos permiten concluir que se debe observar el principio de especialidad de la norma.

 

Entonces, (i) legitimación procesal activa prevista claramente, (ii) vía abreviada y (iii) plazo de caducidad, sesenta días a partir de la fecha del acuerdo y hasta treinta días a partir de la fecha de inscripción registral, si procediese. Ya nunca más estas demandas de impugnación encubiertas en nulidad de acto jurídico con plazo de prescripción de diez años, según el inciso 1 del artículo 2001 del Código Civil.

 

Mantener en incertidumbre las determinaciones de la asamblea general de una asociación resultaba absolutamente inaceptable. Además, conocemos las tres reglas para resolver las antinomias: jerarquía, cronología y especialidad; es decir, norma de mayor jerarquía prevalece a norma de menor jerarquía; ley posterior a ley anterior; y norma especial a norma general.

 

Cosa igual ocurre en Sociedades. Numerosas veces se plantean reales demandas de impugnación de acuerdos de juntas generales y de sus efectos, como de las escrituras públicas formalizadas a su consecuencia,  enmascaradas o encubiertas en nulidad de actos jurídicos, utilizando el plazo de diez años y manteniendo en intolerable incertidumbre a las determinaciones del órgano soberano y supremo societario, como lo es la junta general, y para asuntos empresariales, inversiones, aumentos de capital, fusiones y adquisiciones, entre otros.

 

La Ley General de Sociedades, ley especial, determinó el plazo de dos y de tres meses, para la impugnación de acuerdos de junta general, si el accionista concurrió o no; y tratándose de acuerdos inscribibles, dentro del mes siguiente a la inscripción (art. 142). Acción de nulidad en el plazo de caducidad de un año, para invalidar acuerdos de la Junta contrarios a normas imperativas o que incurran en causales de nulidad del Código Civil (art. 150). Para los casos en los cuales no se haya establecido expresamente un plazo, que no es la situación planteada, se tiene el de dos años (art. 49).

 

Estamos aguardando que el próximo Pleno Casatorio de la Suprema Corte formule esta precisión, aunque con el aforismo que conocemos, “a la misma razón, el mismo derecho” no nos cabe la menor duda de que así deberá resolver la jurisdicción judicial y la arbitral, en los conflictos societarios de esta naturaleza.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Hans
Fecha: Martes, 6 de octubre de 2015 a las 13:09
Estoy completamente de acuerdo con la posición interpretativa esbozada por el Dr. Si no es un pleno, tal criterio debe ir consolidándose en pronunciamientos reiterados de la Corte Suprema a dicho respecto, con lo cual se logrará una ansiada predictibilidad sobre la materia. Queda clara la afinidad entre ambas figuras: acuerdos de las asociaciones civiles y los acuerdos de los órganos societarios. Saludos.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress