Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Bazo Reisman
Domingo, 17 de enero de 2016 | Leída 6026 veces
TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS CONSIDERA QUE NO SE VULNERA PRIVACIDAD

Jefes pueden revisar e-mails que trabajadores envíen en horario laboral

Enviar por email

Corte de Estrasburgo halló razonable el despido de un trabajador que mantenía correspondencia íntima en horario de trabajo valiéndose de los equipos prestados por su empleador. Y, en nuestro país, ¿cómo ha fallado el TC sobre casos parecidos? Aquí te contamos.

[Img #10214]

 

Los correos electrónicos utilizados por los trabajadores durante su jornada diaria no siempre estarán protegidos por el derecho a la privacidad. En ocasiones, la decisión de los empleadores de revisar y transcribir la correspondencia de sus empleados será razonable aun cuando la cuenta de e-mail no pertenezca a la dirección de dominio de la empresa.  

 

Así lo estableció el Tribunal Europeo de Derechos Humanos a través de una polémica sentencia que desestimó el recurso de apelación de una persona que había sido despedida luego de que sus jefes monitorearan su mensajería. 

 

El caso

 

El ciudadano rumano Bogdan Mihai Bărbulescu jamás se imaginó que los mensajes privados que intercambió con sus conocidos serían monitoreados por la empresa que lo contrató como ingeniero de ventas. Pero así sucedió y, de hecho, el contenido de aquella correspondencia que mantuvo en horario laboral fue causal de su despido luego de tres años en planilla.

 

La situación se remonta a agosto de 2007, cuando Bărbulescu fue notificado de la radical decisión tomada por sus empleadores, quienes habían dispuesto la inspección de su e-mail del 5 al 13 de julio de ese año, corroborando así que el trabajador se distraía de sus labores.

 

Un detalle importante: el correo electrónico que el profesional utilizaba era, a pedido de sus jefes, de dominio de Yahoo Messenger; es decir, no tenía la característica de “corporativo” ni pertenecía al portal web de la compañía.

 

En un inicio, Bărbulescu negó haber intercambiado comunicaciones privadas por medio de esa plataforma. Tras ello, sus jefes le mostraron impresiones completas de sus mensajes, los cuales contenían conversaciones íntimas con su prometida. Fue entonces que el ahora exempleado interpuso una demanda contra la empresa, alegando que su derecho a la privacidad individual y familiar -protegido por el artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos - había sido violentado, por lo que solicitaba la nulidad de su despido.

 

Al pasar por dos instancias, su pedido de reposición fue rechazado, pues la empresa -cuyo nombre no se ha hecho público- logró acreditar que su extrabajador conocía del reglamento y las disposiciones para utilizar un correo del portal Yahoo Messenger, el cual serviría solo para absolver las dudas que tuvieran los clientes, compromiso que no fue cumplido por Bărbulescu.

 

Finalmente, por mayoría, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos coincidió en que el recurso estaba pobremente sustentado y concluyó en que no existía una verdadera violación al derecho a la privacidad, pues el empleador accedió a la cuenta del profesional con la expectativa de encontrar mensajes únicamente relacionados a la empresa. Además, nunca se reveló la identidad de los contactos ni el contenido de las comunicaciones personales. Así, se sostuvo que las instancias inferiores habían ejercido un criterio válido: anteponer el interés de la compañía sobre el derecho a la privacidad del ciudadano por tratarse de un acuerdo pleno que fue discutido previamente entre ambas partes.

 

¿Qué dice la jurisprudencia peruana sobre casos parecidos?

 

Para el Tribunal Constitucional peruano, es claro que las comunicaciones personales del trabajador, incluso cuando se realizan empleando el soporte tecnológico brindado por el empleador, están protegidas por la garantía del secreto y la inviolabilidad, consagradas en el artículo 2, inciso 10, de la Constitución.

 

Sin embargo, ello no significa que los empleadores estén impedidos de controlar si las herramientas brindadas se emplean adecuadamente y para las labores específicas del trabajador, sino que ello debe entenderse en el sentido de que los empleadores tienen que seguir los procedimientos establecidos en nuestro ordenamiento para acceder a las comunicaciones de los trabajadores.

 

Por su parte, el 2014 el Congreso estuvo en camino de aprobar una norma que permitía la interceptación de los correos institucionales por parte de los empleadores. Sin embargo, aquel dictamen que fue aprobado por mayoría en la Comisión de Trabajo y Seguridad Social no tuvo mayor suerte en el Pleno y quedó en el olvido.

 

 

 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
santiago
Fecha: Lunes, 18 de enero de 2016 a las 06:40
No comparto con la sentencia del Tribunal Europeo, es un claro atentado contra el derecho a la intimidad de toda persona, pues si este trabajador por enviar e-mail a su prometida en horario de trabajo y con ello disminuía su capacidad laboral, hay otros medios para las medidas correctivas, más aun si los e-mails no los enviaba de los equipos que pertenecen a la empresa. Felizmente en nuestro país ello está protegido.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress