Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Germán Jiménez Borra
Martes, 17 de enero de 2017 | Leída 3729 veces
ANÁLISIS SOBRE EL TRATAMIENTO DE LA LEY PARA ADOLESCENTES

El Decreto Legislativo 1348 o el derecho penal del enemigo

Enviar por email

El autor analiza las recientes modificaciones del Decreto Legislativo 1348 con relación a las nuevas sanciones incrementadas para los adolescentes. Además cuestiona si realmente la norma ayuda a regular el comportamiento de los adolescentes en la sociedad y su reinserto en ella.

[Img #13326]

 

El sábado 7 de enero se aprobó mediante Decreto Legislativo 1348 el Código de Responsabilidad Penal de Adolescentes, que regula el proceso que se sigue a los adolescentes por la comisión de infracciones. La principal característica del referido código es el aumento de las sanciones llamadas “Medidas Socioeducativas Privativas de la Libertad” con las cuales se puede internar al adolescente infractor hasta por 10 años en caso de delitos como el sicariato o la violación de una menor de edad seguida de muerte,  ¿es este el camino que se debe seguir para tratar a un adolescente en conflicto con la ley penal? 

 

Recuerdo que en 1985 el jurista Alemán Gunther Jakobs acuño el concepto del “Derecho Penal del Enemigo” sosteniendo que existen dos tipos de delincuentes. El primero está compuesto por aquellos que han cometido un error y el segundo por lo que pueden destruir el ordenamiento jurídico. Para estos últimos el Estado no debe tratarlos como personas pues quedaría vulnerada la seguridad del resto, por lo que la manera mas adecuada de protegerse es separarse de ellos por ser “enemigos”.

 

Ahora bien, revisando el del decreto legislativo de marras, no se encuentra en sus considerandos ninguna medida específica que sirva para la resocialización del adolescente infractor, ni tampoco ningún estudio previo sobre el extracto social y económico del cual en su gran mayoría provienen estos adolescentes. Solo se opta por el facilismo de agravar las sanciones, privilegiando quizás un efecto mediático al considerar al infractor como un “enemigo” el cual debe ser separado de la sociedad para que no haga daño, sin darse cuenta que el remedio es peor que la enfermedad.

 

El principal problema son los centros de resocialización juvenil donde son internados estos adolescentes, ya que estos no cumplen su función sino que mas bien sirven como “escuelita” o “semillero” de bandas criminalizadas, ¿es tan difícil legislar sobre ello? No lo creo, pero es necesario establecer una política integral que involucre a la sociedad en su conjunto a fin de entender a cabalidad la realidad de la problemática de nuestra juventud con la delincuencia, a partir de ello se podrán formular las acciones necesarias para combatir la delincuencia con eficacia. Mientras tanto, la teoría de Gunther está siendo mal aplicada, una vez más el Estado está combatiendo la fiebre mas no la enfermedad.                  

 

  


(*) Germán Jiménez Borra asociado senior del área de Derecho Penal de Muñiz, Ramírez, Pérez-Taiman & Olaya Abogados

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress