Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 12 de abril de 2017 | Leída 7940 veces
MEDIDA DE “INHIBICIÓN GENERAL DE LOS BIENES DEL DEUDOR” FUE SOLICITADA POR UN BANCO

Juez dictó medida cautelar que impide al deudor disponer de sus bienes

Enviar por email

Un juez otorgó una medida cautelar de “inhibición general de los bienes del deudor”, prohibiéndole a este transferir, gravar, donar o dar sus bienes en anticipo de legítima. El magistrado aseveró que medida no afecta el derecho de propiedad por cuanto se busca garantizar una acreencia. Más detalles aquí.

 

La inhibición general de bienes es una medida cautelar genérica, que sirve para garantizar, subsidiariamente, la tutela jurisdiccional efectiva del acreedor, y no vulnera el derecho a la propiedad.

 

Así lo ha afirmado el magistrado del Tercer Juzgado Civil-Comercial de Miraflores de la Corte Superior de Lima, mediante su Resolución N° 02, que  admite a trámite una medida cautelar de inhibición general de bienes solicitada por una empresa del sistema financiero.

 

Veamos los hechos: un banco inició una demanda de obligación de dar suma de dinero, en vía de proceso sumarísimo, sobre la base de un contrato de crédito suscrito con los emplazados y la liquidación de saldo deudor ascendente a S/. 21,276.23, en cuyo proceso principal ya se había dictado el auto admisorio.

 

Con el propósito de que los obligados cumplan con el pago de la acreencia, el banco solicitó al Juzgado Civil – Comercial  de Miraflores que dicte una medida cautelar de inhibición general de los bienes, a fin de que se prohíba a los emplazados enajenar, gravar, donar o dar sus bienes en anticipo de legítima. En concreto, se solicitó la anotación de la inhibición general de bienes en la Partida N° 11650857 del Registro de Propiedad Inmueble de Lima.

 

El juez, a fin determinar la posibilidad de conceder el pedido cautelar, evaluó si el principio y derecho de la función jurisdiccional referida a la observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional es de mayor relevancia o no se contrapone al derecho a la propiedad del deudor, en lo que respecta al atributo de disposición.

 

Así las cosas, el juez resolvió otorgar la cautelar solicitada por cuanto consideró que el deudor, teniendo la facultad de disposición de sus bienes, podría burlar o eludir la deuda. Por ello, sostuvo que el derecho de acreencia se sobrepone al derecho de propiedad del deudor.

 

Fundamentó su decisión sobre la base de tres argumentos. El primero de ellos es que, si bien la inhibición general de bienes no ha sido expresamente prevista por nuestro ordenamiento procesal civil como una modalidad de medida cautelar, puede válidamente adecuarse a la medida cautelar genérica regulada por el artículo 629 del Código Procesal Civil, a fin de asegurar de la forma más adecuada el cumplimiento de la decisión definitiva.

 

En segundo lugar, el juez tiene la atribución de dictar medida para garantizar la eficacia de la pretensión, en la forma solicitada o en la que considere adecuada, atendiendo a la naturaleza de la pretensión principal. Ello siempre que de lo expuesto y de la prueba presentada considere verosímil el derecho invocado, necesaria la decisión preventiva por constituir peligro la demora del proceso o cualquier otro motivo justificable y razonable.

 

Y, por último, el juez consideró que la medida que solicitada respondía a la razonabilidad exigida por la norma, toda vez que el fin perseguido es garantizar la realización de las acreencias del ejecutante, siendo necesaria la afectación de los bienes que ingresen a su dominio de los emplazados para evitar la disposición de su patrimonio que tendría dicho objetivo, o tenga la preferencia respecto a otros derechos de la misma naturaleza que se inscriban con posterioridad.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Hernán Izquierdo
Fecha: Sábado, 15 de abril de 2017 a las 14:14
Me parece inadecuado. No se debe inmovilizar los bienes de ningún deudor sin conocer los entretelones de la relación acreedor deudor. La medida cautelar adecuada es el embargo sobre un bien determinado y cuyo valor alcance a cubrir el monto de la acreencia. Paralizar el tráfico patrimonial, además, afecta a la economía del país.
Fecha: Sábado, 15 de abril de 2017 a las 10:50
buena opcion
JHONATAN
Fecha: Viernes, 14 de abril de 2017 a las 13:10
Es abusiva dicha medida cautelar, si lo que se busca es proteger la acreencia, no puedes limitar que se venda o hipoteque la propiedad en razón que si se trabaja embargo en forma de inscripción, el comprador estaría comprando con toda la carga, o si da en hipoteca el primer derecho inscrito es el primer beneficiario en caso de remate.
Edu Junior
Fecha: Jueves, 13 de abril de 2017 a las 23:53
Consideramos que lo resuelto por la Magistrada no pasa de ser un ensayo teórico, pues como bien lo precisa la inhibición general de bienes no ha sido prevista en el C.P..C. como medida cautelar, además las medidas cautelares genéricas como las otras forma cautelares han sido expresamente nominadas taxativamente por el legislador, si bien el juez tiene la atribución de dictar medida para garantizar la eficacia de la pretensión, en la forma solicitada o en la que considere adecuad, se entiende a las que se hallan expresadas en el acotado código.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress