Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 12 de febrero de 2018 | Leída 382 veces
Deben establecer protocolos que garanticen el derecho del menor a conocer sus orígenes

Lea el nuevo Reglamento para la protección de niños y adolescentes sin cuidados parentales

Enviar por email

Se aprobó el nuevo Reglamento del Decreto legislativo para la protección de las niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales o en riesgo de perderlos. Este regula la actuación estatal y determina los mecanismos para aplicar los principios y derechos de los menores. Asimismo, establece medidas de protección provisionales; entre ellas, el acogimiento familiar, residencial, de hecho y la adopción; desarrollando las funciones de los operadores que intervienen en los procedimientos por riesgo y desprotección familiar. Más detalles en la nota.

[Img #17699]

 

Se entiende por situación de riesgo de desprotección familiar cuando se produce alguna circunstancia que, valorada conforme a los principios de necesidad y proporcionalidad, y de acuerdo a la Tabla de Valoración de riesgo del reglamento, supongan una amenaza o afectación de derechos que no revista gravedad para la niña, niño o adolescente, entre otras, la violencia física o psicológica en agravio del menor, que no constituya una situación grave de acuerdo a la referida tabla; deserción escolar, ausentismo esporádico o abandono escolar sin razones justificadas; y, trabajo infantil en situación de calle o aquel que suponga una afectación de derechos que no revista gravedad.

 

Así lo establece el Reglamento del Decreto Legislativo para la protección de las niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales o en riesgo de perderlos, D. Leg. N° 1297, aprobado mediante Decreto Supremo N° 01-2018-MIMP, publicado el sábado 10 de febrero de 2018 en el diario oficial El Peruano.

 

Aunado a ello, se entiende por situación de desprotección familiar cuando se produce alguna circunstancia que suponga una afectación grave para la integridad física o mental de la niña, niño o adolescente, tales como, amenaza o afectación grave para la vida, salud e integridad física del menor, la inducción a la mendicidad, delincuencia, explotación sexual, trabajo forzoso o cualquier otra forma de explotación de similar naturaleza o gravedad.

 

El reglamento contempla la Tabla de valoración de riesgo, como un instrumento técnico que valora la amenaza o afectación del ejercicio de derechos de una niña, niño o adolescente para determinar si la situación es de riesgo o de desprotección familiar. La DEMUNA y la UPE cuentan con este en todo el proceso.

 

Los sujetos que intervienen en los procedimientos por riesgo de desprotección familiar y desprotección familiar son las Defensorías municipales del niño y del adolescente – DEMUNA; las Unidades de protección especial – UPE; las Unidades desconcertadas de adopción administrativa – UA y los Defensores Púbicos.

 

Se ha previsto que toda persona natural o jurídica comunique en forma inmediata las situaciones de riesgo o desprotección familiar a la UPE o la DEMUNA. Cualquiera de estas últimas puede reservar la identidad de la persona que comunica una situación de riesgo o desprotección familiar, cuando el caso lo requiera.

 

Dentro de las medidas de protección en situaciones de riesgo, se encuentran el apoyo a la familia para fortalecer competencias de cuidado y crianza, el acceso a servicios de educación y salud, servicios de atención especializada, apoyo psicológico a favor de la niña, niño o adolescente y su familia, a servicios para prevenir y abordar situaciones de violencia,  a servicios de cuidado, a servicios de formación técnico productivo para la/el adolescente y su familia, inclusión a programas sociales, entre otras.

 

Respecto a las medidas de protección provisionales en situaciones de desprotección, el acogimiento familiar tiene por finalidad brindar de manera temporal, protección en un medio familiar a una niña, niño o adolescente que no puede vivir con su familia de origen, para garantizar su bienestar integral. Puede ser un acogimiento con calidad de urgente; en familia extensa; con tercero; profesionalizado y familiar permanente.

 

A su vez, la adopción es la medida de protección definitiva que tiene por objeto garantizar el derecho de la niña, niño y adolescente declarada/o judicialmente en desprotección familiar y adoptabilidad, a vivir en una familia idónea para desarrollarse integralmente. El procedimiento de adopción es gratuito y la información relativa al mismo tiene carácter confidencial.

 

Por otro lado, la etapa de Integración familiar inicia con la comunicación de las designaciones aprobadas por el Consejo Nacional de Adopciones a las/los adoptantes y la/el defensora/or pública/o de la niña, niño o adolescente. Esta comprende la preparación y presentación de estos y las/los adoptantes; la valoración de la empatía y elaboración del informe respectivo; el otorgamiento y valoración del acogimiento pre adoptivo para la adopción; y, la aprobación de la adopción.

 

 

Ud. puede acceder al reglamento aquí o navegar en nuestro archivo Scribd

 

 

DS01-2018-MMP by La Ley on Scribd

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress