Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
César Puntriano Rosas
Viernes, 6 de abril de 2018 | Leída 440 veces
SUNAFIL DEBE SER UNA INSTITUCIÓN SOLVENTE

Fortalecimiento de la sunafil: tarea pendiente y urgente

Enviar por email

El autor comenta las medidas que deberían adoptarse para que la Sunafil pueda cumplir cabalmente su rol inspectivo. Así, sostiene que es necesario contar con lineamientos para la aplicación de la norma entre los propios inspectores, para lo cual es necesario convocar a concurso para nombrar a los Vocales del Tribunal de Fiscalización Laboral.

[Img #18659]

 

La SUNAFIL, entidad especializada cuyo objetivo es la promoción, supervisión y fiscalización de la normativa laboral y de seguridad y salud en el trabajo acaba de cumplir 4 años de existencia.

 

Lo que caracterizó a esta institución desde sus inicios, y no precisamente por decisión propia, fue la inestabilidad en sus cargos jefaturales. En efecto, su primer Jefe fue Aldo Ortega  quien se mantuvo en el cargo hasta agosto de 2014, siendo reemplazado por  Gorki Gonzales, funcionario que ocupó dicha posición hasta diciembre de 2014. A partir de enero de 2015 fue jefe Oscar Gómez. Luego, desde junio de 2015 el Jefe encargado fue Carlos Benites Saravia, ex Intendente Nacional de Supervisión del Sistema Inspectivo de la SUNAFIL, hasta inicios de febrero de 2017 en que asumió la abogada Sylvia Cáceres, quien lleva 14 meses en el cargo.

 

Una primera observación al sistema inspectivo durante sus primeros años fue la gran inestabilidad de la cabeza de SUNAFIL, situación  que indudablemente afectó a la buena marcha del sistema. Huelga decir que cualquier cambio a ese nivel por la nueva gestión gubernamental del Presidente Vizcarra desestabilizaría a la institución. Lo que urge es, sin duda alguna, fortalecer a la inspección laboral.

 

Para un cabal cumplimiento de su rol inspectivo la SUNAFIL requiere, entre otras medidas, un presupuesto adecuado. Esta institución inició funciones con un presupuesto aproximado de 13 millones de Soles, teniendo para el presente año un presupuesto aproximado de 140 millones, lo cual resulta positivo. Por otro lado, a partir de una excepción en la Ley de Presupuesto de 2018, la SUNAFIL ha convocado a un concurso público de méritos para cubrir 160 plazas de inspectores auxiliares a nivel nacional. Es positiva dicha convocatoria pues en la actualidad los inspectores no llegan a 400 en todo el país, número absolutamente insuficiente. Para este año se espera llegar a 762 según recientes declaraciones del Secretario General de SUNAFIL a un medio local.

 

En línea de lo expuesto, y apuntando desde luego a potenciar a la SUNAFIL, el Pleno del Congreso acaba de aprobar el Proyecto de Ley No.1722/2017-PE, que fuera presentado por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski el 28 de julio de 2017 y que pretendía fortalecer la SUNAFIL. Lo más relevante del Proyecto consistía en transferencia de las funciones inspectivas a cargo de los Gobiernos Regionales (GORES) a SUNAFIL. Recordemos que los GORES inspeccionan a microempresas (1-10 trabajadores). Lo que no deja de llamarnos la atención consiste en que la transferencia de funciones se hubiera planteado como temporal por 8 años. ¿Qué hace un Gobierno Regional inspeccionando temas laborales cuando el ente central es SUNAFIL? Lo propio es que la SUNAFIL asuma la competencia de manera permanente.  

 

Las medidas señaladas son positivas aunque insuficientes pues no basta con una mayor inyección presupuestal a SUNAFIL si no se tiene personal especializado que planifique como invertir el dinero. Esta necesidad deberá ser satisfecha con urgencia.

 

También es necesario contar con lineamientos para definir criterios disímiles en la aplicación de la norma  entre los propios inspectores para lo cual seguimos esperando se convoque al concurso para nombrar a los Vocales del Tribunal de Fiscalización Laboral; no basta contratar más inspectores auxiliares pues carecen de competencia para fiscalizar medianas y grandes empresas salvo que el supervisor inspector los autorice en las instalaciones de aquella. También necesitamos una mejor labor de inteligencia antes de iniciar un procedimiento inspectivo, para evitar que las mismas empresas sean siempre visitadas.

 

Importante que SUNAFIL cuente con un local propio. No se puede seguir en un espacio que no otorga condiciones adecuadas tanto al personal como a los administrados. También incrementar las intendencias nacionales para otorgar real cobertura nacional a SUNAFIL.

 

Adicionalmente,  capacitar más y mejor a los inspectores para que posean la solvencia necesaria para analizar la realidad en una determinada empresa.

 

En suma, hacer que SUNAFIL sea una institución solvente es una tarea pendiente del nuevo Gobierno, del Congreso de la República y, por supuesto, de cada uno de nosotros.

 

(*) César Puntriano es abogado laboralista, Socio del Estudio Muñiz.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress