Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 13 de junio de 2018 | Leída 3205 veces
CORTE SUPREMA PRECISA EL FALTAMIENTO DE PALABRA EN AGRAVIO DEL SUPERIOR JERÁRQUICO

¿Es válido el despido del trabajador que afirmó que su jefe no estaba capacitado para el cargo?

Enviar por email

¿Constituye falta grave que el trabajador redacte una carta cuestionando la capacidad e integridad de su superior? ¿Es válido su despido en estos casos? Vea aquí lo que recientemente ha dicho la Corte Suprema sobre el particular.

[Img #19775]

 

Califica como falta grave, pasible de despido, los actos de injuria y faltamiento de palabra escrita en agravio del personal jerárquico superior cometidos por un trabajador. En ese sentido, no hay despido incausado si en el proceso se acredita la falta grave imputada, lo que puede ocurrir con la presentación de una carta suscrita por el trabajador en la que cuestiona la capacidad e integridad de su superior.

 

Este criterio ha sido expuesto por la Corte Suprema en la Casación Laboral Nº 16242-2016 Arequipa, a fin de resolver el recurso de casación interpuesto, en el marco de un proceso ordinario laboral, por la parte demandante, que era trabajadora de la empresa Sociedad Eléctrica del Sur Oeste S.A.

 

Antecedentes del caso: una trabajadora interpuso una demanda solicitando como pretensión principal la reposición en su centro de trabajo, al señalar que fue objeto de un despido nulo. De forma subordinada, planteó la reposición por despido arbitrario.

 

 

VEA TAMBIÉN: ¿En qué casos el despido sí origina el resarcimiento por daño moral?

 

En primera instancia se declaró fundada en parte la demanda, determinándose que los dichos de la trabajadora no configuraban injurias contra uno de los representantes de la empresa. En segunda instancia se revocó la sentencia apelada y, reformándola, se declaró infundada la demanda, argumentándose que las frases utilizadas en la comunicación afectaron la dignidad de su superior jerárquico y el respeto que le debe.

 

Al resolver en última instancia, la Corte Suprema verificó que la empresa, mediante carta de preaviso, atribuyó a la trabajadora haber transgredido el Reglamento Interno de Trabajo y el inciso f) del artículo 25 del Decreto Supremo Nº 003- 97-TR[1], alegando la comisión de una falta grave consistente en actos de injuria y faltamiento de palabra escrita en agravio del personal jerárquico. Por ello, la Corte consideró necesario determinar si efectivamente la falta cometida por la demandante revistió tal gravedad para justificar el término de la relación laboral.

 

Así, la Suprema refirió que la infracción se materializó por el hecho de que la trabajadora suscribiera una carta, que luego remitió al sindicato de trabajadores, en la que: i) cuestionó la capacidad para asumir el cargo de su superior jerárquico, señalando su imposibilidad de cumplir sus deberes como jefe de la unidad de logística de la empresa; ii) cuestionó la integridad de dicho jefe, aduciendo un vínculo laboral con otra entidad del Estado; y, iii) indicó un supuesto interés de carácter personal sobre ella. Además, la demandante sostuvo que el citado superior le invitó a tomar un café e incluso le propuso visitarla en su domicilio, lo cual señaló era inaceptable para una relación de trabajo.

 

Por lo expuesto, la Corte concluyó que, con la carta suscrita por la demandante y otros dos trabajadores, se encontraba acreditado: a) una grave indisciplina, al faltar el respeto a su superior jerárquico; b) el daño a la imagen de la empresa, al referirse que eligen a personas no idóneas para el cargo, y c) que estas personas elegidas venían "a tentar suerte". El colegiado consideró que estas afirmaciones dañaron la imagen y buena reputación tanto de su superior jerárquico como de la propia empresa.

 

En tal sentido, la Suprema determinó que el despido de la trabajadora fue válido y obedeció a la comisión de una falta grave consistente en el faltamiento de palabra en agravio del jefe del área donde laboraba la demandante. En efecto, se concluyó que la falta cometida resultó suficiente para configurar un despido, más aún si la misma reviste gravedad por cuanto no solo dañó la imagen de una persona sino también de la empresa en sí. Por dichas consideraciones, se declaró infundado el recurso de casación interpuesto por la demandada.

 

Ud. puede descargar la casación aquí y/o navegar en nuestro archivo Scribd:

 


[1] Entre otros, el inciso f) establece como falta grave lo siguiente: “(…) faltamiento de palabra verbal o escrita en agravio del empleador, de sus representantes, del personal jerárquico o de otros trabajadores, sea que se cometan dentro del centro de trabajo o fuera de él cuando los hechos se deriven directamente de la relación laboral (...)”.

 

Cas. Lab. 16242-2016-Arequipa by La Ley on Scribd

 

 

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress