Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
César Nakazaki
Jueves, 6 de febrero de 2014 | Leída 2415 veces

Reflexiones sobre el "caso de la familia Sánchez Paredes"

Enviar por email

A raíz de la decisión de la Segunda Fiscalía Suprema Penal de devolución de la causa para que la sala fundamente el auto de forzamiento de la acusación o de promoción de control jerárquico.

El proceso penal por lavado de activos dentro del cual se da el dictamen de la Segunda Fiscalía Suprema, es el más importante que realiza el Sistema Judicial Peruano respecto de este tipo de delito; de allí que es fundamental establecer a partir de esta experiencia diversos criterios jurídicos que se deban aplicar al resto de casos penales que se vienen incrementando en número por lavado de activos y eventualmente pérdida de domino. Varios son los temas a examinar, pero por razones de tiempo comenzaré hoy sólo con algunos. 

 
La Fiscalía Suprema ha encontrado graves problemas de motivación en la resolución judicial de forzamiento de la acusación o de promoción del control jerárquico: a) no se ha precisado los cuestionamientos al dictamen no acusatorio hecho por la Fiscal Superior respecto de cada procesado, imputados y personas jurídicas incorporadas como parte activa del delito de blanqueo de capitales; b) no se han señalado los elementos de prueba que deberían ser reexaminados con la finalidad de establecer que constituyen prueba suficiente para sostener una acusación en juicio oral. 
 
La Fiscalía Suprema para reenviar el caso a la Sala Penal Nacional, no acoge el cuestionamiento de inconstitucionalidad hecho por la defensa al artículo 220 inciso 2 del Código de Procedimientos Penales, al sostenerse que la realización de conductas favorables hacia la acusación, como forzarla o promoverla, afecta la garantía del tribunal...
7 Comentarios
César Nakazaki
Fecha: Miércoles, 12 de febrero de 2014 a las 14:17
Gracias por tu comentario. La necesidad de establecer los elementos de prueba que sostendrían una acusación es un requerimiento de la Fiscalía Suprema. Tal requerimiento es correcto si tenemos claro que es una acusación; la pretensión fundada de condena; por lo que en la etapa intermedia parte del control es el probatorio; sólo habrá juicio oral si se puede determinar razonablemente, a partir de los elementos probatorios con los que se acusa, que es probable que en juzgamiento se produzca una condena. Allí por ejemplo que a pesar de la acusación en el nuevo código el juez dicte sobreseimiento por notoria insuficiencia de la prueba de cargo. Son diversos niveles de valoración, en la etapa intermedia sin actuación de prueba, sólo apreciando la aportación; por ejemplo acusar con testigos referenciales sin justificar falta de testigo fuente.
miguel angel fernández jáuregui
Fecha: Miércoles, 12 de febrero de 2014 a las 09:39
Discrepó de la opinión del Dr. Nakazaki, pero primero debo precisar, que se deduce, conforme a ley y el desarrollo del artículo que el Fiscal Superior, se mantuvo en su posición inicial de no haber mérito para pasar a juicio oral, ahora Usted, pretende que la Sala Superior asuma el rol del fiscal, bajo el argumento de falta de motivación, que, además no implica un pronunciamiento sobre cada uno de los medios de prueba, púes ello, no se exige ni siquiera en la motivación de una sentencia condenatoria. Es obvio que al cuestionar la sala las pruebas de descargo, lo hizo en el sentido que dichas pruebas, sin ser sometidas al contradictorio, no evidencian la irresponsabilidad en los ilícitos atribuídos, desde el inicio de la investigación, por ejemplo: Que se aporte como prueba de descargo, una pericia contable donde se establezca que no existe desbalance patrimonial y exista una pericia contable, de cargo, que establece un desbalance patrimonial, se necesita un debate pericial, ante el Juzgador, ahora, si este supuesto de existir en la causa, le parece incorrecto ¿será porqué son sus patrocinados?, de ser así, entonces no es un análisis jurídico imparcial. Es más el exigir que la sala indique a la Fiscalía, con que pruebas se le debe acusar a los procesados para que ellos lo juzguen, es una posición gravísima, que se contrapone a su propio argumento de garantía de tribunal imparcial, por eso es que su argumento de infracción constitucional al Art. 220. Inciso b del CPP no es amparada, como Usted lo admite. Todas las preguntas que Usted, se formula serán resueltas en el Juicio Oral, al que deben ser sometidos los Sánchez Paredes, y no se olvide, lo que resolvió el Tribunal Constitucional debe ser aplicado por los Tribunales Ordinarios y si a los Abogados no les agrada, conforme a los intereses que defiendan, pues le sugiero, que tendrá que obtener una sentencia que modifique el criterio jurisprudencial anterior.
César Nakazaki Servigon.
Fecha: Miércoles, 12 de febrero de 2014 a las 01:17
Hay que diferenciar la "prueba" que se necesita para abrir proceso penal, causa probable, mínima base probatoria, prueba suficiente, indicios razonables; y la que se necesita para acusar; prueba que razonablemente pueda justificar una sentencia condenatoria. Por lógica si hay prueba de cargo para acusar es porque la de descargo no ha sido suficiente para neutralizarla.
César Nakazaki Servigon
Fecha: Miércoles, 12 de febrero de 2014 a las 01:10
La Fiscalía Suprema precisa que la Sala sólo puede discrepar del dictamen no acusatorio si en la instrucción se han incorporado fuentes de prueba que puedan sostener una acusación; lo que en este caso consideró que la Superior comprobara que no se han producido, pues como se infiere claramente de la última pregunta; la falta de prueba de descargo, en el supuesto de invalidez o ineficacia probatoria, no es base para una acusación. Recuerdese que la acusación procede si es razonable sostener que con la prueba que la sustenta es probable que se logré una condena en juicio; a este no se va a "pescar pruebas", sino a actuarlas.
César Nakazaki Servigon.
Fecha: Martes, 11 de febrero de 2014 a las 17:28
Gracias por las preguntas. Si las pruebas de descargo no tienen validez y eficacia probatoria; ergo, no existen o no tienen valor probatorio; el efecto no es que aparezca prueba de cargo; esta debe producirse de forma independiente y "sobrevivir" a la contraprueba de la defensa. En nuestro caso la Fiscalía Suprema señalo no son los defectos de la prueba de descargo, sino la existencia de prueba del delito y del delincuente el fundamento de la acusación y la justificación de un juicio. Saludos
Paty Novoa
Fecha: Domingo, 9 de febrero de 2014 a las 11:21
Interesante análisis del caso. Una consulta; el auto de forzamiento de la acusación sólo puede basarse en que hay mérito para acusar conforme a la prueba de cargo existente. ¿No puede basarse en que la prueba de descargo no genera eficacia probatoria alguna, por ejemplo las pericias carecen de varios requisitos de eficacia probatoria; obviammete ello sumado a una base mínima de prueba de cargo contundente?
Sonia Medina
Fecha: Jueves, 6 de febrero de 2014 a las 15:47
Interesante opnión Dr. Nakazaki. Ya sea como circunstancia agravante, como elemento del tipo (stricto sensu), el delito previo debe ser probado. No basta el "son narcos, lo dice todo Trujillo y lo dice el Comercio" para probar el delito fuente, más en el grado de certeza que implica el llevar un caso y sobre todo a un ser humano a un juicio oral. Me queda una duda: la Sala en su auto de forzamiento de la acusación ¿no puede sino sólo valerse de la prueba de cargo? ¿Esta realmente proscrito que su auto se funde en los cuestionamientos a la prueba de descargo? ¿o es que ello depende si el dictamen no acusatorio se basó en que no había prueba de cargo y no en que la prueba de descargo era fuerte? Slds

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress