Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Oswaldo Hundskopf
Viernes, 21 de febrero de 2014 | Leída 1396 veces

La opción del arbitraje frente al proceso judicial

Enviar por email

Nadie puede poner en duda la importancia que el arbitraje tiene en la actualidad, como un mecanismo alternativo a la jurisdicción ordinaria, para la solución de controversias de contenido patrimonial sobre materias de libre disposición, así como sobre aquellas que la ley, o los tratados internacionales autoricen.

Como se sabe, el arbitraje es el ejercicio de la facultad jurisdiccional que ha recibido el árbitro y/o los árbitros, para con la anuencia de las partes, resolver un conflicto de intereses, y de esta forma solucionar una controversia. En consecuencia, al arbitraje se le considera como un mecanismo heterocompositivo de solución de controversias, ya que la facultad de los árbitros de resolver un conflicto deriva de la voluntad de las partes, las que a través del convenio arbitral han delegado en los árbitros, su solución. 


Por este motivo, el arbitraje no es comparable a la mediación, transacción o conciliación, en razón a que éstos son métodos autocompositivos de resolución de conflictos, en las que las propias partes, si bien con el auxilio de facilitadores, ponen fin a una controversia, mientras que el arbitraje, como hemos señalado, es heterocompositivo, como lo es también la jurisdicción ordinaria, pues en el primer caso serán los árbitros, y en el segundo caso serán los magistrados del Poder Judicial, los que en definitiva resuelvan las controversias, es decir terceras personas distintas a las partes. 

A su vez, el arbitraje es una institución jurídica típica y autónoma; no tiene naturaleza contractual ni procesal, tiene connotación jurídica propia y puede originarse en un mandato legal, ya que de acuerdo a ley, los conflictos de intereses en los que se encuentren vinculadas entidades estatales, dentro del...
2 Comentarios
renzo
Fecha: Miércoles, 12 de marzo de 2014 a las 13:37
Lo del arbitraje es incipiente en nuestro País. Porque no hay mucha legislación al respecto. Algunos tribunales arbitrales están conformados por abogados y otros por no profesionales en derecho. La jurisprudencia es contradictoria y no uniforme. Muchos tribunales arbitrales dejan en indefensión el reconocimiento de daños y perjuicios y unos pocos tribunales si reconocen este derecho. Por eso es que falta mucho por legislar en materia arbitral. Por último, muchos centros de arbitraje son muy caros para la población en general.
RENZO SUBIRIA
Fecha: Martes, 25 de febrero de 2014 a las 12:41
Me parece pertinente resaltar la importancia del arbitraje como mecanismo heterocompositivo de solucion de conflictos; sin embargo, bien es sabido que los laudos muchas veces no son cumplidos por quienes se someten a dicha jurisdiccion, siendo objetados en el Poder Judicial a traves de los procesos constitucionales de amparo, no bajo el argumento de la violacion al debido proceso, sino cuestionando la decision del propio arbitro, lo que no puede hacerse a traves del amparo arbitral, sino a traves del proceso ordinario correspondiente, por lo que considero pertinente además, difundir el ultimo precedente juridicial N.º 00142-2011-PA/TC.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress