Viernes 17 de mayo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

El empleo informal vs. el empleo ilegal

El empleo informal vs. el empleo ilegal

Del último reporte del INEI, la situación laboral en el país no es muy alentadora. Un dato que ha pasado inadvertido por la opinión pública, y al parecer también por el mismo Estado, es la actuación ilegal en las empresas formales, pues se tiene que el empleo informal en el sector formal, del 2007 al 2012 (5 años), descendió de 18.3% a 17.3%.

Por Redacción Laley.pe

domingo 8 de junio 2014

Loading

[Img #4651]

El último 5 de junio, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) brindó estadísticas de los indicadores laborales en el país. Entre las cifras que se suponen fueron los más alentadores, se indicó que se logró reducir la informalidad en el país de 61.5% a 57%. No obstante, este descenso se produjo entre el 2007 al 2012; es decir, en 5 años únicamente se disminuyó un 4,5%, pese al sostenido crecimiento económico que goza el país. 

Además, los datos elaborados por el INEI y difundidos también por el Ministerio de Trabajo arrojaron que el 74.3% de los empleados en el Perú son informales (hasta el 2012); considerando que en el 2007 se tenía un 79.9% de informalidad. Otra vez la caída es insignificante, pues apenas se redujo cinco puntos porcentuales.  

Sin embargo, hay datos mucho más desalentadores que han pasado desapercibidos por la opinión pública. Y es que el “empleo informal” en el sector formal, desde el 2007, solo ha descendido un punto porcentual; en ese año se tenía 18.3 %, y en el 2012 se registró 17.3 %. Pero, ¿cómo poder identificar o entender esta informalidad dentro de lo formal?, ¿Se podría hablar de una realidad subterránea, así como lo indica el INEI? 

“Empleo informal” en el sector formal

Para el INEI, el sector informal es el “conjunto de unidades que producen bienes y servicios en pequeña escala, no llevan contabilidad, sus gastos productivos no se distinguen de sus gastos familiares, tienen una organización rudimentaria y no están registradas en la administración tributaria”. 

Además, el empleo informal son todos aquellos trabajadores que no gozan de protección social, pre aviso al despido, indemnización por despido, vacaciones anuales pagadas, licencias pagadas por enfermedad, no cuentan con pensión de jubilación. 

Sin embargo, también aclara que existe informalidad dentro de las empresas que hacen llamarse o figuran como formales.  El ente estadístico ejemplifica la situación  indicando que una empresa textil inscrita en la SUNARP como persona jurídica, figurará en el sector institucional de las Sociedades No Financieras, y por lo tanto será  “formal”. No obstante, esta empresa puede estar evadiendo impuestos al sub-declarar sus ventas o incluso contratar niños como mano de obra de manera ilegal.  

Entonces, ser “formal” no implica necesariamente cumplir la ley. Por tanto, existen fronteras, no siempre evidentes, entre lo informal, lo ilegal y lo subterráneo. Habría que tener un control exhaustivo de las empresas que no figuran dentro del sector informal, pero que en la práctica actúan de manera ilegal. 

[Img #4653]

El 1 de abril de este año, la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL) inició  sus labores. Este organismo técnico especializado se encarga de “supervisar y exigir el cumplimiento de las normativa sociolaboral, normas legales, reglamentarias, convencionales y las condiciones contractuales”. 

En suma, como indicó a Laley.pe el Superintendente de la SUNAFIL Aldo Ortega, el sistema de inspección del trabajo “se basa en tres pilares: las inspecciones hacia las empresas, la orientación y prevención de infracciones, y también la inteligencia inspectiva que desarrollará estudios sobre la informalidad laboral”. 

Por tanto, se guarda expectativa en que la SUNAFIL logrará convertirse en una especie de “Sunat laboral”, que también pondrá énfasis en el empleo informal o ilegal del sector formal. Teniendo en cuenta que esta institución fiscalizadora cuenta con representantes del Ministerio de Trabajo, SUNAT, Servir, EsSalud, y Gobiernos Regionales. 

Al respecto, el abogado especialista en Derecho Laboral Luis Valderrama señaló que el papel del Estado, a través de la SUNAFIL, debe ser de promotor y sancionador. Es decir, “a través de una serie de inspecciones se deben hacer cumplir con las normas laborales, y si se considera que una empresa está incumpliendo recurrentemente, es válida una sanción. Por eso, el papel de la SUNAFIL es muy importante”. 

Por último, el laboralista Valderrama dijo que los índices elaborados por el INEI de la existencia de ilegalidad en las empresas formales no son muy alentadores, teniendo en cuenta la bonanza económica del país. “El Estado no ha perfilado un programa adecuado, obviamente esto demuestra una falta de visión”, acotó a manera de conclusión.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS