Domingo 16 de junio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Caso Herrera Bonilla: Congreso debe iniciar proceso de destitución

Caso Herrera Bonilla: Congreso debe iniciar proceso de destitución

El vicepresidente electo del CNM, Máximo Herrera Bonilla, se reunió con un postulante en pleno proceso de selección. Este hecho viola el artículo 8 de la Ley Orgánica del CNM, por lo que el Congreso debe iniciar un proceso de investigación que derivaría en la destitución del consejero.

Por Karen Burbano De la Puente

martes 10 de febrero 2015

Loading

[Img #6762]

Tal como lo adelantó días atrás La Ley en su última edición, y hoy lo confirma un diario local, el electo vicepresidente del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Máximo Herrera Bonilla, se reunió de manera irregular el pasado 17 de diciembre con Fidel Castro Chirinos, actual fiscal provincial penal, quien en ese momento pretendía ocupar el cargo de fiscal superior en Criminalidad Organizada.

Al producirse el encuentro, Castro Chirinos ya había aprobado de manera satisfactoria el examen de conocimiento; sin embargo, le faltaba aprobar un par de etapas más para ocupar el sillón deseado. La evaluación curricular la superó sin mayor inconveniente, quedando solo pendiente la entrevista presencial con el conjunto de consejeros que conforman el CNM, y donde tendría en frente, una vez más, a Herrera Bonilla.

A pesar de tener todo el camino allanado, Castro Chirinos no asistió al examen. Según se tiene conocimiento, la decisión fue tomada porque el rumor de la reunión entre postulante y consejero ya era comidilla entre los otros candidatos, y además porque el mismo Herrera Bonilla, en conversaciones privadas con sus demás colegas, confirmó la reunión con Castro Chirinos.

Vulneración de Ley Orgánica del CNM

El encuentro hizo que Máximo Herrera violara la Ley Orgánica del CNM. No olvidemos que el artículo 8 de esta norma, califica como acto grave el llevar a cabo reuniones o comunicaciones con los postulantes a juez o fiscal durante la etapa de postulación o concurso público de méritos y evaluación personal, o proceso de ascenso.

Un medio local incluso apunta que Castro Chirinos fue convocado por el mismo consejero para reunirse en un ambiente privado del restaurante del Hotel Sheraton, donde fueron fotografiados por una periodista de La República. Dichas imágenes servirían como pruebas para iniciar un proceso de investigación contra Máximo Herrera, el cual podría derivar en destitución de su cargo. 

Conducta pasiva del CNM

A inicios de enero, el CNM ya tenía conocimiento de este delicado caso, pues su propio presidente, Pablo Talavera, anunció que Máximo Herrera Bonilla se inhibiría de la etapa de entrevistas personales —programada para el 22 de enero— por el hecho que lo involucraba y comprometía. No obstante, el caso quedó ahí, y por el contrario, el 6 de febrero último, Herrera Bonilla fue designado vicepresidente de la institución hasta marzo de 2016.

La institución debió abrir una investigación de inmediato contra dicho consejero y, a la par, comunicar al Congreso de la República sobre la situación. Tengamos en cuenta que el Parlamento tiene como atribución destituir a los miembros del CNM si es que existe de por medio una causa grave, así lo indica el artículo 157 de la Constitución.

Por su parte, el CNM puede iniciar un proceso de investigación, el cual podría derivar en la vacancia del cargo. El Consejo en Pleno puede tomar esta decisión aplicando el artículo 11, inciso 6, de su Ley Orgánica. En este punto se indica que la vacancia procede si el consejero incurre en culpa inexcusable en el cumplimiento de los deberes inherentes al cargo que ostenta.

Precedente en caso Anaya

Recordemos que en el 2009, Efraín Anaya Cárdenas, integrante del CNM de aquél entonces, fue sacado del cargo por un caso similar por el que ahora se pone en la mira a otro integrante de la institución que evalúa, nombra y ratifica a jueces y fiscales.

El Congreso de la República, presidido en ese entonces por Luis Alva Castro, decidió remover del puesto a Anaya Cárdenas, pues consideró una inadecuada conducta funcional por el simple hecho de llevar a cabo reuniones fuera del local del CNM con el postulante Tomás Gálvez Villegas, en pleno proceso de concurso público para cubrir plazas vacantes de jueces y fiscales supremos.

No cabe duda que estos casos ponen en duda la transparencia del máximo órgano evaluador de nuestro país. Más aún si se tiene de por medio una conducta pasiva o casi inerte del CNM al quedarse con los brazos cruzados y no iniciar ningún proceso de pesquisa. El hecho está claro, veamos qué más transciende en los próximos días.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS