Martes 16 de abril de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Una grabación no consentida puede ser prueba de un delito

Una grabación no consentida puede ser prueba de un delito

La inviolabilidad de las comunicaciones no es trasgredida cuando alguno de los intervinientes graba para sí la comunicación o cuando de manera libre, voluntaria y expresa permite que un tercero intercepte, grabe o acceda a su contenido.

Por Redacción Laley.pe

viernes 14 de agosto 2015

Loading

[Img #31884]

De este parecer fue el Tribunal Constitucional al declarar infundada la demanda de amparo interpuesta por Alan Quintano Saravia contra la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Abancay (Exp. Nº 00867-2011-PA/TC).

El demandante solicitaba que se decrete la nulidad e ine­ficacia de las grabaciones de las conversaciones que sostuvo con Tomás Gutiérrez Berrio los días 29 y 30 de diciembre de 2009, las cuales fueron incluidas en la denuncia fi­scal formulada en su contra por el delito de cohecho pasivo.

De las grabaciones se constataba que Quintano, quien era miembro de la policía, solicitó a su interlocutor la entrega de una suma dineraria. No obstante, adujo que las grabaciones fueron obtenidas vulnerando su derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones, pues las conversaciones fueron escuchadas y captadas sin su autorización.

Al respecto, el Colegiado señaló que debe distinguirse entre el proceso y el contenido de la comunicación. Así, en atención al derecho al secreto de las comunicaciones, se prohíbe cualquier injerencia externa en el proceso comunicativo, salvo que exista autorización judicial o de uno de los interlocutores.

Por su parte, no existe un deber de reserva o de secreto de lo comunicado. El contenido de la comunicación difundido o transmitido a terceros solo puede, de ser el caso, suponer una afectación del derecho a la intimidad personal o familiar.

Incluso, no toda difusión del contenido de la comunicación implica una vulneración del derecho a la intimidad, pues existen algunos supuestos en los que ello se justi­ca por buscar proteger otros bienes igualmente legítimos, como el interés general en la investigación y persecución del delito.

“No se puede comprender, mucho menos defender, el interés constitucional que pueda existir, por ejemplo, al proteger el secreto de la comisión de un delito”, afi­rmó el Tribunal. Al contrario, en esos supuestos, existe más bien la obligación de denunciar el hecho delictivo una vez conocido.

Por ello, el TC rechazó que se haya configurado violación alguna del derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones, pues las grabaciones fueron obtenidas mediando el consentimiento de uno de los intervinientes en la conversación, esto es, del señor Gutiérrez.

Asimismo, a­firmó que no se vulneró el derecho a la intimidad personal del demandante, pues el contenido de la conversación se encontraba directamente relacionado con la comisión del delito de cohecho pasivo. Con ello, los magistrados constitucionales descartaron todos los argumentos del recurrente referidos a la ilicitud de las grabaciones.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS