Domingo 14 de julio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Caso Gerson Falla: Lesiones graves vs. tortura

Caso Gerson Falla: Lesiones graves vs. tortura

El delito de tortura se configura cuando se daña a una persona con el fin de obtener de la víctima una confesión o información, o de castigarla por cualquier hecho que haya cometido o se sospeche que ha cometido; sin embargo, en el caso de lesiones graves no se presenta dicho requisito.

Por Karen Burbano De la Puente

viernes 6 de febrero 2015

Loading

[Img #6722]

Tras un largo proceso judicial que se prolongó por cuatro años, hace días se sentenció a los policías involucrados en la muerte de Gerson Falla, joven que falleció luego de recibir una brutal golpiza dentro de la comisaría de San Borja. Solo un agente fue condenado a ocho años de prisión, y los otros cinco, procesados como cómplices, fueron absueltos de todo cargo.

A pesar de que se pedía fallar por el delito de tortura, el Colegiado «A» de la Sala Penal decidió condenar al policía Diopoldo Aguilar Camacho por lesiones graves, lo cual provocó el rechazo inmediato de los familiares de la víctima y opiniones de especialistas que comentaban el caso. Este hecho nos lleva a puntualizar en qué consiste el delito de lesiones graves y el delito tortura.

Lesiones graves se entiende como el daño grave en el cuerpo o en la salud, llegando así a poner en peligro inminente la vida de la víctima. Además, se entiende como lesión grave cuando se daña la integridad corporal, o la salud física o mental de una persona que requiera treinta o más días de asistencia o descanso. Daño que puede producir posteriormente la muerte (artículo 121).

En tanto, para el Código Penal en su artículo 321, el delito de tortura se comete cuando un funcionario, servidor público o cualquier persona, cause a otro dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, y someta a condiciones o métodos que anulen su personalidad o disminuyan su capacidad física o mental, aunque no causen dolor físico o aflicción psíquica.

Hasta ahí la diferencia entre el delito de tortura y lesiones graves es casi nulo; sin embargo, la distinción entre ambas se presenta debido a que la tortura solo se aplica con el fin de obtener de la víctima, o de un tercero, una confesión o información, o de castigarla por cualquier hecho que haya cometido o se sospeche que ha cometido, o de intimidarla o de coaccionarla; en cambio, en el delito de lesiones graves no existe expresamente esa condición.

Penas

Para entender la decisión en el caso Gerson Falla, la pena que recibe un condenado que cause daño grave en el cuerpo o en la salud (lesiones graves), será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años. No obstante, si la víctima muere a consecuencia de la lesión la pena será no menor de ocho ni mayor de doce años.

En relación a la tortura, quien comete el delito será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de diez años. Y si se le causa la muerte del agraviado o le produce lesión grave, y el agente pudo prever este resultado, la pena privativa de libertad será respectivamente no menor de ocho ni mayor de veinte años, ni menor de seis ni mayor de doce años. 

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS