Domingo 14 de julio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

‘Paraísos fiscales’: los destinos predilectos de los evasores de impuestos

‘Paraísos fiscales’: los destinos predilectos de los evasores de impuestos

Si bien algunas personas de gran poder adquisitivo optan por trasladar sus capitales a bancos extranjeros que ofrezcan mayor seguridad legal, algunos países han adoptado políticas bancarias tan ventajosas para el cliente que facilitan el encubrimiento de delitos y la reserva absoluta de la identidad.

Por Ana Bazo Reisman

jueves 12 de febrero 2015

Loading

[Img #6802]

Países con leyes tributarias de imposición reducida o nula y bancos que ofrecen reserva absoluta de las transacciones suelen propiciar el ambiente perfecto para que personas poderosas encuentren ventajas tributarias. Luego del escándolo internacional generado por la filtración de miles de nombres afiliados al banco HSBC en Suiza – institución cuestionada por presuntamente facilitar a sus clientes la evasión de impuestos –  surge el interés de explicar el significado de los ‘paraísos fiscales’.

Poco o nada de impuestos

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un ‘paraíso fiscal o financiero’ corresponde con el perfil de jurisdicciones donde la tasa de impuestos es muy menor a la que se exige en otros países. En algunas ocasiones, esta simplemente no existe y el ahorro resulta atractivo para los clientes que mueven grandes sumas de dinero.

En nuestro país, la regulación sobre operaciones realizadas en el extranjero recae sobre el reglamento de la Ley de Impuesto a la Renta (DS 122-94-EF). Precisamente, su artículo 86 define a un país de baja imposición como un territorio en “donde la tasa efectiva del IR sea cero por ciento (0%) o inferior en un cincuenta por ciento (50%) o más a la que correspondería en el Perú”.

Lugares como Andorra, Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Belice, Chipre, Granada, Hong Kong, Islas Caimán, Islas Seychelles, Liberia, Luxemburgo, Mónaco y Panamá, entre otros, son considerados como paraísos financieros según el anexo del citado artículo.

Ventajas especiales para los no residentes

Aunque no se desarrollen actividades económicas dentro del país donde una cuenta bancaria es abierta, los extranjeros obtienen las rebajas impositivas especiales. “Lamentablemente, esta política brinda también fácil acceso a capitales mal habidos y a evasores tributarios, vinculados muchas veces con actividades delictivas como el narcotráfico, el terrorismo o la corrupción”, resalta especialista en Derecho Bancario, Rolando Castellares. 

Leyes que impiden la cooperación con otros países

Además de regirse por normas cuyos vacíos facilitan la evasión fiscal, algunos ‘paraísos fiscales’ mantienen cláusulas de incomunicabilidad con otros países. Esto impide el intercambio de información sobre las personas que se vean implicadas en una investigación fiscal por algún delito imputado por el país de origen del cliente. Así, la cuenta adquiere carácter ‘intocable’.

Protección absoluta y sin excepciones

La reserva extrema del secreto bancario impide que se conozca información sobre transacciones o movimientos de dinero. Algunos bancos no solicitan que se declare sobre el origen del capital y tampoco lo investigan. Por tal motivo, el dinero que es obtenido de manera ilícita puede ser fácilmente camuflado a través de identidades falsas o a nombre de sociedades, fundaciones, cuentas cifradas, directores fiduciarios, acciones al portador, entre otros mecanismos.

Como explica Castellares, algunos países que se conocían como ‘paraísos fiscales’ vienen revirtiendo esta política. “En el caso de la ‘Lista Falciani’, se conoció la identidad y el país de origen de los depositantes porque el banco suizo ya no contempla la apertura de cuentas bancarias innominadas o cifradas”, anota el abogado.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS