Martes 28 de mayo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

¿«Doctorear» a abogados podría configurar publicidad engañosa?

¿«Doctorear» a abogados podría configurar publicidad engañosa?

Por Redacción Laley.pe

lunes 9 de octubre 2023

Loading

Se ha convertido en una costumbre «doctorear» a los abogados, es decir, llamar «doctor» a un abogado, a pesar de que no haya realizado un doctorado y, por lo tanto, no le corresponda ser llamado así por su grado académico.

La práctica se ha normalizado en la comunidad jurídica. Sin embargo, ¿qué sucede si un abogado aprovecha esa costumbre, llamándose «doctor» cuando realmente no ostenta dicho grado académico? Si un cliente contrata a ese abogado creyendo que es «doctor» y luego descubre el engaño, ¿puede acudir al Indecopi a denunciar el hecho?

Laley.pe entrevistó a Edison Tabra Ochoa, doctor en Gobierno y Cultura de las Organizaciones por la Universidad de Navarra, para consultarle sobre la costumbre de «doctorear». Para desarrollar mejor el tema, se le planteó dos casos hipotéticos:

  • Un abogado se presenta como «doctor» en su tarjeta de presentación cuando realmente no lo es.
  • Un abogado que dictará un webinar gratuito es presentado como «doctor» cuando realmente no lo es.
¿«Doctorear» a abogados podría configurar publicidad engañosa?
El abogado Edison Tabra Ochoa cuenta con 15 años de experiencia en la docencia en Programas de Doctorado, Maestría y Licenciatura en el país y el extranjero.

Un abogado se presenta como «doctor» en su tarjeta de presentación sin serlo

El caso hipotético planteado fue el siguiente: un abogado incluye en su tarjeta de presentación el término «Dr.» («doctor») y, en las conversaciones con el cliente, da a entender que efectivamente cuenta con doctorado, a pesar de que eso es falso.

En ese escenario, el abogado mencionó que «habría que analizar si existe alguna infracción contra el ámbito del consumidor, que podría sentir que su derecho ha sido perjudicado». En esa línea, el Indecopi es la institución encargada de evaluar si se vulneró algún derecho del consumidor.

Eso no es todo. Tabra Ochoa también opina que un consumidor diligente (precavido) debería averiguar sobre el grado académico que tiene un abogado antes de contratar sus servicios, a pesar de que en su tarjeta de presentación se llame a sí mismo «doctor».

«Todos sabemos que contratar los servicios de un abogado es como contratar un servicio en una industria o comercio. Se pide información, datos extra. Al momento de contratar un abogado, un consumidor diligente debe consultar si el profesional es doctor», declaró.

Sin embargo, precisó que el panorama es distinto si el cliente le consulta directamente al abogado si cuenta con el grado de «doctor» que figura en su tarjeta de presentación.

«Si un cliente pregunta «doctor, ¿en qué universidad obtuvo su doctorado?», y el abogado le responde «en Alemania», tendrá la percepción de que realmente cuenta con el grado y eso influirá en que lo contrate», indicó.

¿Y si el abogado responde que en la carrera de Derecho es costumbre «doctorear»?

En ese hipotético caso, Tabra Ochoa señaló que no se configura una falta o infracción, porque el abogado estaría aclarando el significado del término «doctor» que figura en su tarjeta de presentación.

«Es distinto si el abogado dice «yo no tengo el grado de doctor, pero estudio la carrera de derecho y las personas nos llamamos de doctor». Si es así, no configura falta o infracción, porque se está aclarando el significado de la terminología «Dr.»», declaró.

Un abogado que dicta un webinar gratuito es presentado como «doctor» sin serlo

El caso hipotético planteado fue el siguiente: un abogado es presentado en un webinar gratuito como «doctor», a pesar de que no ostenta ese grado académico. Al no existir una relación de consumo, ¿qué ocurre?

Tabra Ochoa indicó que la función de muchos webinars gratuitos es conseguir clientes que se inscriban en un próximo diplomado. En ese sentido, el proveedor u organizador del webinar sería responsable si presenta a un abogado con un grado académico incorrecto.

«Ese tipo de webinars son un medio para conseguir clientes que se inscriban en un diplomado. Eso, por ejemplo, es una forma de trasladar información al cliente o potencial consumidor de que estás ofreciendo un servicio de enseñanza en un área específica, y que lo hace una persona con ese tipo de preparación», indicó.

El abogado señaló que, en el caso específico, el proveedor que organiza el webinar (y probablemente también el futuro diplomado) estaría incurriendo en una falta que podría ser analizada por la Autoridad de Protección al Consumidor.

«El proveedor (del webinar gratuito) es responsable de promocionar a un profesional con un grado específico. Si yo sé que no tiene un grado de doctor, pero aún así pongo en la publicidad que sí lo tiene, yo como proveedor del diplomado estoy incurriendo en una falta que será analizada por la Autoridad de Protección al Consumidor», finalizó.

https://youtu.be/KeYhLsK0Xe8?t=139

La entrevista al abogado Edison Tabra Ochoa forma parte del programa «Entrevistas Jurídicas» de Laley.pe. Próximamente se difundirán nuevas entrevistas a abogados de alto perfil sobre temas interesantes en el ámbito jurídico.

Accede aquí a más noticias laborales de Laley.pe

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS