Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 31 de mayo de 2015 | Leída 8080 veces
ABOGADOS DE ÉXITO

Jorge Picón: "Un buen tributarista debe iniciarse en la Sunat"

Enviar por email

“¿Cuántos tributos tiene que pagar un contribuyente? ¿Por qué los tiene que pagar? ¿Es demasiado, es poco o cómo se financia? Es el tipo de cosas que uno atenderá día a día”. Quien mejor que Jorge Picón Gonzales, uno de los tributaristas más destacados del medio, para comentar sobre la labor de un especialista en Derecho Tributario y compartir significativos y concisos consejos a modo de guía para quienes se encaminan en esta especialidad. Con más de 20 años de experiencia en el área tributaria, y luego de haber pasado buena parte de su trayectoria en la Sunat, siendo gerente de procedimientos tributarios y también intendente nacional jurídico, hace una reflexión sobre lo que significó su trayectoria profesional, hasta encontrarse hoy en día al frente de la firma Picón & Asociados.

[Img #8010]

 

*Escribe: Karen Burbano De la Puente

 

Picón, en un principio, no imaginaba ser un tributarista. Ni bien terminaba la carrera de Derecho en la Universidad de Lima, por una cuestión de suerte y de toma de oportunidades, se dedicó al área tributaria. Él tenía el anhelo de ser diplomático; sin embargo, su perspectiva cambió al ingresar a laborar en un grupo constructor en donde ningún miembro se animaba a dedicarse a la tributación.

 

Al percatarse sus jefes que Picón era el trabajador más joven, casi a modo de imposición, lo ubicaron en dicha área. Fue así que Picón se vio casi obligado a estudiar Tributario, profundizar en él, pero, finalmente, se enamoró de la materia. Culminada esta etapa, era 1988, año que se creó la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria, y Jorge Picón se encontraba en la búsqueda de nuevas experiencias y, por tanto, tuvo como mira ingresar a la Sunat. Y es así que luego de tres meses de evaluaciones, de 700 personas que postularon para obtener una plaza, Picón quedó dentro de los 200, y luego dentro de los 60. Posteriormente, esto significó llevar un curso de preparación durante cinco meses, y los que aprobaban recién podrían entrar a trabajar a la Administración Tributaria. Picón lo logró.

 

Explica que aquí conjugó la suerte y la convicción, pues coincidió que él terminaba la carrera universitaria cuando fue publicada la convocatoria, pero él también tenía presente que sería un buen inicio para su carrera como tributarista el ingresar a la misma Sunat. A pesar de la llamada casualidad, Picón, en esta etapa de su trayectoria profesional, comparte una recomendación segura e infalible. Y es que él confía que para tener una noción certera y real, y a partir de ello afrontar los casos que confían a un especialista en materia tributaria, es necesario conocer al “monstruo” que enfrentarás día a día.

 

“Recomendaría ver las cosas desde adentro para luego verlas desde afuera. Muchas veces desde afuera se crean mitos respecto a lo que pasa en la Administración, y lo creen omnipresente o demasiado ineficiente, o no entienden por qué piden determinada información”. También enfatiza que esa oportunidad que tuvo en frente y que la tomó, le sirvió para dar ese salto profesional, ese impulso inigualable, tanto en conocimientos como en experiencia en la práctica. Los temas que él veía en un día, un abogado en el sector privado, probablemente, lo atendía en un mes entero o, para ser más pesimistas, quizás en un año.

 

“No hay duda que haber trabajado más de 6 años en la Administración Tributaria fue un curso súper intensivo en todas las materias de la tributación”, confiesa satisfecho Picón. Un segundo punto en el que hace hincapié el socio del Estudio Picón y Asociados, es la constante capacitación y, como añadido, el inmiscuirte en todas las submaterias propias de la especialidad. Cuánto más absorbas, más copado de información te encontrarás y tu performance será inigualable. “La persona que ocupó el primer puesto en el concurso público, podía irse a una asamblea de la Intendencia Nacional, la cual era una reunión de más alto nivel para abogados de la Sunat, y yo tuve la suerte de penetrar ahí. Veíamos distintas consultas nacionales, la elaboración de normas, estabas en el centro de todo ese universo tributario desde todo punto de vista. Aproveché el momento”.

 

Conocimientos y puesta en práctica

 

Durante la etapa universitaria, es común asumir que no toda la información que se imparte en las aulas finalmente será empleada durante la carrera profesional; no obstante, Picón cree lo contrario. Como necesidad básica de todo profesional que pretende ser exitoso en el ámbito tributario, se requiere un consistente bagaje de conocimientos diversos. “La materia tributaria, en su esencia final, requiere demasiados conocimientos.

 

Requiere que hayas estudiado muy bien Civil, Constitucional, Societario y, por evidentes razones, Tributario”. Y es que este cúmulo de información, a diferencia quizás de otras especialidades, en todo el transcurrir de la carrera profesional, lo verás latente en cada caso que atiendas. Desde siempre así lo entendió Picón. “Los profesores, de todas las especialidades, se mandan unas ‘alucinadas’ increíbles que jamás van a ocurrir; sin embargo, en materia tributaria todo ocurre. El Tributario es una de las pocas ramas del Derecho que es dramáticamente pragmática”.

 

Decídase por el cambio

 

Hay ciertos momentos en nuestras vidas en que necesitamos hacer un cambio. Para algunos, la mejor manera de percatarse de esa realidad es cuando percibes que ya absorbiste lo suficiente de un determinado espacio y lugar. Es el tiempo de cosechar tus conocimientos y ver cuánto más puedes dar.

 

Fue así como Jorge Picón decidió alejarse ya de la Administración Tributaria y fundar el Estudio Picón y Asociados. “Después de más de cinco años de trabajar en la Administración llega un punto en el cual te das cuenta que hay épocas en las que aprendes vertiginosamente, pero en un momento el aprendizaje se desacelera. Cuando ocurre eso, debes tomar una decisión pues es el momento de cambiar”, concluye Picón a modo de reflexión.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Luis Alberto Arias Castillo
Fecha: Domingo, 5 de marzo de 2017 a las 11:27
Todo lo que se menciona es una gran verdad pero quisiera hacer una pregunta al Dr Jorge Picón , Se puede cometer delito de lavado de activos por infringir una norma tributaria ,de ser así como se puede subsanar ?
Daniel
Fecha: Domingo, 14 de agosto de 2016 a las 23:17
el Dº Tributario es la materia mas linda y poco explotada en el Perú y en especial aqui en Pucallpa no abogados d esa materia y qusiiera ser como el Dr. Picon en aprender mas sobre el Derecho tributario
Victor Ore
Fecha: Jueves, 23 de julio de 2015 a las 19:50
Hernadez Berenguel,Miguel Mur, Luque Bustamante trabajaron en la SUNAT¡?
Mario Ishuiza
Fecha: Lunes, 1 de junio de 2015 a las 07:57
Es fascinante saber, como un abogado junior decide de manera accidental por el derecho tributario, para luego compartir su experiencia por este medio, y actualmente dar a conocer que lo "accidental", fue lo mejor que le haya pasado. Pero el conocimiento debe ser compartido Dr. Picon, espero que todo ese conocimiento adquirido algún día lo enseñe en las aulas. Coincido con usted, ser tributarista es saber de todo un poco y mucho a la vez, porque gracias a esta rama del derecho que involucra otras materias de manera indirecta, te permite estar actualizado en las demás materias legales. Suerte.

La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress