Lunes 04 de marzo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Caso La Centralita se acumularía a investigación por crimen de Ezequiel Nolasco

Caso La Centralita se acumularía a investigación por crimen de Ezequiel Nolasco

El caso conocido como La Centralita, a cargo del fiscal anticorrupción Laureano Añanca Chumbe y el juez del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria del Santa, Richard Concepción Carhuacho, sería acumulado con el proceso iniciado en Lima al presidente regional de Áncash, César Álvarez Aguilar.

Por Redacción Laley.pe

lunes 2 de junio 2014

Loading

[Img #4572]

El caso conocido como La Centralita, a cargo del fiscal anticorrupción Laureano Añanca Chumbe y el juez del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria del Santa, Richard Concepción Carhuacho, sería acumulado con el proceso iniciado en Lima al presidente regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, por el fiscal contra el crimen organizado, Manuel Cuadros y el juez Walter Sánchez Sánchez, para formar un megaproceso.

Dicha posibilidad es la más factible para darle celeridad, seguridad y garantías a la investigación de los actos de violencia y corrupción sucedidos en Áncash, según los asesores del fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia.  El fiscal de la Nación pidió evaluar este tema luego que el fiscal Añanca Chumbe y sus adjuntos están recibiendo amenazas .

“Los Fiscales de Ancash han informado que reciben amenazas de muerte, la situación no es muy tranquila. Hay pedidos que se han hecho a la Fiscalía de la Nación para que un subsistema asuma la competencia del caso que está en Ancash. En los próximos días el Ministerio Público dará las disposiciones pertinentes para resolver este caso”, anunció Ramo, el viernes último.  

Explicó que de establecerse este caso en la capital, el proceso podría realizarse con mayor celeridad, debido a que otras investigaciones vinculadas, como la muerte del ex consejero regional Ezequiel Nolasco, se vienen realizando ya desde Lima. “A veces no se puede trabajar con la debida elasticidad cuando los procesados están internos acá y el proceso está en otro distrito, todos esos elementos se deben evaluar”, enfatizó.  

Ambos casos guardan bastante similitud, tanto en los hechos, procesados y el lugar donde ocurrieron los crímenes. Ambas investigaciones se refieren a la existencia de una organización delictiva creada para obtener beneficios económicos de los fondos públicos y,  llegado el caso, eliminar a los que se opongan a sus fines.  

Una organización que contaba con cinco brazos y una sola cabeza: el brazo político, conformado por personajes ligados al Gobierno Regional de Ancash; el brazo de construcción civil; el brazo policial, integrado por agentes que daban resguardo personal sin autorización de su comando; el brazo mediático, integrado por los “periodistas comando” que disfrazaban las noticias para encubrir los crímenes; y el brazo armado, compuesto por un “grupo élite de sicarios”, han explicado los fiscales, en ambos casos.  

Así los procesados casi son los mismos: las principales autoridades regionales, policías, periodistas y delincuentes comunes. En Chimbote, un total de 62 personas, y en Lima, 30 personas, teniendo en común a César Álvarez y Luis Arroyo.  

Por ende, también los delitos son casi los mismos. En el Santa, los delitos de Asociación Ilícita, Peculado y en alguno, casos Lavado de Activos. En Lima, se ha iniciado proceso por delitos de Asociación Ilícita y Homicidio Calificado. Los delitos ocurrieron principalmente en Áncash, salvo en el asesinato de Ezequiel Nolasco Campos, que ocurrió en Huaral, pero que se organizó y planificó desde Chimbote.  

Los Códigos Procesales

[Img #4571]

Pero, el principal escollo legal para una acumulación inmediata de ambos procesos es que se rigen por leyes procesales distintas. En Chimbote, la investigación está a cargo del fiscal anticorrupción, bajo las reglas del Nuevo Código Procesal Penal, mientras que en el Lima todavía rige el antiguo Código Procesal Penal y la investigación, estará a cargo del juez instructor penal nacional, Walter Sánchez Sánchez.  

En Lima, el nuevo Código Procesal Penal solo está vigente para los casos de corrupción. En casos de crimen organizado, en Lima recién se aplicará el nuevo procedimiento penal a partir del 1° de julio. Aunque en la práctica, los jueces y fiscales de Lima ya aplican procedimientos del nuevo Código Procesal en los casos a cargo de jueces con competencia nacional, como sucedió el sábado con la audiencia pública por la detención preventiva por el crimen de Nolasco.  

Traer el caso “La Centralita” a Lima a cargo de una fiscalía anticorrupción supranacional simplificaría algunos aspectos, como evitar los traslados de los detenidos de una ciudad a otra, pero las investigaciones se mantendrían separadas y con dos procedimiento penales distintos, que los abogados defensores podrían utilizar a su favor, para alegar violaciones al debido proceso y al derecho de defensa.  

Así, las cosas la salida sería esperar a julio, cuando al entrar en vigencia la norma mencionada, los casos en trámite deban adecuarse al nuevo Código Procesal Penal o expedir una directiva de la fiscalía de la Nación que permita a las Fiscalías del Crimen Organizado ver estos casos con las normas vigentes, en el lugar donde ocurrieron los hechos.  

Es de señalar que en la audiencia del sábado último en Lima, los abogados defensores, ya han empezado a cuestionar que se realicen dos investigaciones, en dos lugares distintos, tratándose de los mismos hechos. Nadie puede ser investigados por los mismos hechos dos veces y han adjuntado a sus reclamos las resoluciones emitidas en el Santa. Un reclamo que el sistema judicial tendrá que absolver en algún momento.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS