Domingo 14 de julio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

La especialización y los micro-estudios de abogados

La especialización y los micro-estudios de abogados

La especialización sirve para la consolidación de los despachos medianos y pequeños. Este pequeño despacho es asociado con frecuencia a cierta práctica concreta (civil, penal, matrimonial) pero nada impide que un pequeño despacho, o incluso uno personal, sea capaz de diferenciarse mediante la especialización en un sector más rentable o internacional.

Por Redacción Laley.pe

miércoles 25 de febrero 2015

Loading

[Img #7036]

(*) Escribe Martín Santivañez Vivanvo

La realidad jurídica peruana destaca una premisa evidente: somos muchos abogados. En concreto, según el estudio hecho por La Ley , en el Perú hay 130 mil abogados colegiados. Esta explosión de  la abogacía peruana ha transformado  las reglas de juego. No es  lo mismo un entorno con 30  mil abogados que uno con 130  mil. Además, el propio mercado  de clientes también ha mutado. 

Aunque no tenemos estudios  sobre este punto, es posible  afirmar, a tono con el resto de disciplinas, que el cliente se ha  fragmentado y que la abogacía  debe responder a esta complejidad. Si bien es cierto que el  50% de los abogados peruanos  continúa ejerciendo en función  a la clásica distinción civil-penal,  nada impide que los despachos de abogados pequeños y medianos –necesitamos, a propósito, un estudio serio sobre los despachos  peruanos–, aplicando unas reglas mínimas del management, sin abandonar su tradicional inclinación  a estas materias, no  logren un cierto grado de especialización  en otras. 

Porque, ciertamente, la especialización es una tendencia global, fruto de la complejidad del entorno.  La especialización, por su  naturaleza transversal, sirve para  la consolidación de los despachos  medianos y pequeños. En  puridad, en el Perú el mercado continúa permitiendo la existencia  de este tipo de Estudios  de abogados. Muchos profesionales  ejercen por su cuenta o en  micro-estudios jurídicos. Este  pequeño despacho es asociado con frecuencia a cierta práctica concreta (civil, penal, matrimonial)  pero nada impide que un  pequeño despacho, o incluso  uno personal, sea capaz de diferenciarse  mediante la especialización  en un sector más rentable o  internacional.    

De hecho, el sector jurídico peruano permite la coexistencia de Estudios grandes, medianos y  pequeños, incluso personales,  y estos modelos son capaces  de generar distintas  ofertas para los más  diversos clientes.  Con toda  probabilidad  un Estudio pequeño no podrá,  normalmente, asumir  casos que  requerirán  la saturación  de su capacidad  efectiva. 

Sin embargo, la vieja barrera de la  captación de talento ya no es tal. Hoy, en un mundo caracterizado por  la complejidad, es posible que los abogados especializados, voluntariamente, decidan dedicarse a un negocio propio  sin necesidad de ingresar a las grandes firmas  del mercado peruano. 

Al igual que usted, conozco varios  casos concretos de este tipo. El mercado peruano reconoce la calidad de numerosos abogados  que, manteniendo una práctica  individual con una cartera fija de clientes, son reconocidos y  apreciados. Ninguno de ellos ha  tenido que ceder a la necesidad de corporativizar su despacho. 

[Img #7037]

Ahora bien, a pesar de tener  una abogacía que se dedica en  un 50% al Derecho Civil y Penal, en el Perú ¿un despacho  pequeño o mediano, solo puede dedicarse a estas materias? La respuesta va, por cierto, en un  sentido contrario. 

La masificación de un sector  obliga a la diferenciación profesional  y estratégica. El “micro-estudio”  (MYPE jurídica) puede  y debe especializarse. Para ello se torna imprescindible aplicar  gerencia, desarrollar habilidades  de management  jurídico y posicionarse  en materias distintas a  las tradicionales que copan el  mercado. Con todo, el posicionamiento  depende de la estrategia  que el Estudio de abogados  asuma teniendo en cuenta que  es fundamental reconocer que  la complejidad del mercado de  servicios jurídicos nos permite  escoger nichos dónde existen  menores opciones de servicios. 

Esto, a su vez, genera la posibilidad  de que un sector importante de la abogacía peruana gire hacia opciones innovadoras, en función  a un nuevo enfoque propio  de las necesidades que presenta un país en desarrollo. Son muchos  los sectores estratégicos que el país está desarrollando. El Derecho debe acompañar  este desarrollo, promoviendo el  estudio de ramas concretas en  función a los cambios del país. 

Que la especialización va de la  mano con la estrategia denota  la importancia de cohesionar una visión integral compartida  por todos los miembros del Estudio. La especialización solo es eficiente si la estrategia ha sido comunicada cabalmente a todos los involucrados.La estrategia de especialización nace de las ventajas comparativas  que pueda tener el despacho,  pero solo es efectiva si se implementa  de forma integral. 

Para ello, el proceso de comunicación tiene que impregnar todos los niveles de la organización. Si bien la decisión de  especializarse depende, en un micro-estudio, del director del despacho, la comunicación de  la estrategia tiene que ser muy concreta en todos los niveles. Así, un Estudio de abogados que aborda las dimensiones del Derecho de manera masificada y que se dedica esencialmente al “todismo” garantiza dos cosas:  la supervivencia, sí, pero  también el estancamiento del  negocio a mediano plazo. 

Es posible, en un entorno jurídico como el peruano, aprovechar  el modelo especializado  de alta performance como una  vía para convertir nuestro mercado  en uno más competitivo  y moderno. La especialización  implica, por supuesto, un alto  grado de compenetración con  las tendencias modernas del  propio Derecho. 

De la misma forma en que nuestra disciplina tuvo una  fuerte influencia francesa en el  siglo XIX, o alemana en el siglo XX, el derecho anglosajón (basta con revisar los CVs de muchos abogados rankeados  en el Perú) es fundamental  para comprender y dominar  los desafíos del nuevo orden  global.

(*) Decano de la Facultad de Derecho de la USIL

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS