Miercoles 24 de abril de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

En el día del Juez y la Jueza

En el día del Juez y la Jueza

Apropósito del Día del Juez y de la Jueza, la autora realiza un recuento de como se vienen realizando las funciones y labores del Poder Judicial; así como también hace hincapié en los aspectos que necesitan atención a favor del sistema de justicia.

Por Clara Mosquera Vásquez

lunes 3 de agosto 2020

Loading

[Img #30595]

Por Acuerdo N° 15-2020 de la Cuarta Sesión Extraordinaria de Sala Plena Virtual de la Corte Suprema de Justicia de la República del 13 de julio de 2020, el día 04 de agosto ya no será denominado únicamente el Día del Juez, sino que ahora será denominado como el “Día del Juez y la Jueza”, en aras de la equidad que debe primar en el Poder Judicial.

Este año no celebraremos nuestro día como lo hacemos anualmente debido a la pandemia que está afectando el país, y que en el caso del Poder Judicial también se ha visto enlutado por la partida de varios compañeros de trabajo.

Será un Día del Juez y la Jueza diferente y de mucha reflexión. La emergencia sanitaria ha obligado a que se den muchos cambios para poder cumplir con nuestro trabajo en esta dura época; cambios que si bien han sido de difícil adaptación, sin embargo son necesarios para seguir atendiendo a los justiciables, y que, consideramos, una vez superado el Estado de emergencia sanitaria, deberían permanecer.

Así, con la finalidad de atender a los justiciables, hemos tenido que adecuar nuestro trabajo a las nuevas exigencias, procurando evitar exponer al contagio a Jueces y servidores judiciales, por ello el trabajo remoto se ha convertido en una gran ayuda, habiéndose demostrado que podemos cumplir con nuestras labores desde casa, sin descuidar la marcha efectiva del despacho judicial.

Actualmente los escritos son presentados a través de la mesa de partes electrónica, de lunes a domingo, a cualquier hora, y son atendidos dentro del plazo de ley. Las notificaciones se hacen a través de esa misma vía, mediante las casillas electrónicas de las partes; la excepción son las notificaciones físicas. Asimismo, como parte de esta adecuación, las notificaciones se están haciendo también vía telefónica, a través no sólo de llamadas, sino vía los mensajes de texto y  whatsapp. Incluso las entrevistas con el Juez o la Jueza son realizadas a través de videollamadas.

En cuanto a las audiencias, éstas se realizan a través del sistema hangout meet de Google, lo que permite sean programadas en cualquier horario, incluyendo fines de semana y feriados, lo que contribuye a la descarga procesal. Con respecto a los expedientes, tanto los recursos presentados como sus proveídos están en el sistema judicial, lo mismo que las carpetas fiscales, lo que evidentemente contribuye enormemente al ahorro de papel.

Dadas las últimas informaciones acerca del incremento alarmante de casos de coronavirus, en aras de la protección de la vida y salud de Jueces y servidores, e incluso de los mismos litigantes; y considerando que el trabajo remoto está funcionando, el Consejo Ejecutivo debiera considerar que esta forma de trabajo se mantenga hasta que sea levantado el estado de emergencia sanitaria, pues disponer el retorno a los juzgados y la apertura de las mesas de partes físicas en las condiciones actuales, significarían un riesgo.

Pero no solamente esta suerte de modernidad es la que necesita el Poder Judicial, requiere además de algunos cambios en la Ley Orgánica que reflejen la democratización de nuestra institución. Así, por ejemplo, el anunciado proyecto de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial debiera ser ampliamente difundido y debatido en todas las Cortes Superiores de Justicia, permitiéndose la participación de todos los Jueces y Juezas del país, recogiéndose sus aportes y propuestas, lo que contribuirá a presentar un proyecto legitimado.

Un aspecto que merece ser modificado es el referente a la elección del Presidente del Poder Judicial y los Presidentes de las Cortes Superiores, toda vez que únicamente sus pares participan en sus elecciones, cuando debieran participar en ambas elecciones todos los Jueces y Juezas de todas las instancias; sólo así se evitarían componendas como las que salieron a luz con los audios de la vergüenza y que significaron una crisis en nuestra institución, de la que lamentablemente aún no nos recuperamos.

Asimismo, merece atención el tema remunerativo de los Jueces y Juezas, toda vez que los porcentajes de remuneración que se fijan en el artículo 186 inciso b) de la Ley Orgánica del Poder Judicial no son respetados desde que los Jueces Supremos tuvieron un aumento en el año 2018 a través de una discutida bonificación, aumento que indebidamente no alcanzó a los magistrados de las demás instancias. 

Mención aparte merece el proyecto de ley que pretende, a través de una modificación a la Ley Orgánica del Poder Judicial, aumentar la edad de jubilación de los Jueces Supremos de 70 a 75 años, lo que acrecentarían las diferencias de trato entre los jueces toda vez que los magistrados de las demás instancias seguirían cesando a los 70 años de edad. Si bien ese proyecto de ley buscaría proteger el “talento humano”, olvida que no solo hay Jueces talentosos a nivel de la Corte Suprema, pues Jueces y Juezas talentosos y talentosas hay en todas las instancias a nivel nacional. 

Y va precisamente a esos Jueces y Juezas talentosos, honestos, honorables, valientes, íntegros y con vocación de servicio, nuestro saludo por el Día del Juez y la Jueza.


*Clara Celinda Mosquera Vásquez, Juez Titular de la Corte Superior de Justicia de Puente Piedra –Ventanilla.​

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS