Viernes 01 de marzo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Tributo a mis colegas (I). Arnaldo Rivera Quispe

Tributo a mis colegas (I). Arnaldo Rivera Quispe

Jaime Abanto: » Varias de las buenas prácticas que implantamos en los Juzgados a nuestro cargo, el 1º Juzgado Civil de Lima y ahora el 2º Juzgado Civil de Ate (MBJ de Huaycán), son tributarias de las buenas prácticas del Dr. Rivera. En este día en que se inicia el año judicial 2021, queremos rendirle un pequeño pero merecido tributo, el más sincero de nuestros agradecimientos y el más sincero de nuestros respetos».

Por Jaime David Abanto Torres

lunes 4 de enero 2021

Loading

[Img #28771]

El tiempo pasa muy deprisa en el Poder Judicial. Pasa tan rápido, que a veces no deja tiempo para los agradecimientos ni para las despedidas. Las metas, las cifras y las estadísticas a veces nos hacen olvidar que los judiciales, jueces y auxiliares, somos, antes que nada, personas, que con nuestra particular manera de ser queremos brindar un servicio de justicia de calidad a los litigantes y abogados.

Algunos tienen el don de innovar. Los años de experiencia en la Judicatura les permite observar y encontrar con facilidad, lo que otros no pueden encontrar en muchos años de servicio. Porque muchos pueden pasar y pasan por el Poder Judicial. Pero son pocos los que pueden decir que el Poder Judicial pasó por ellos. Algunos, sin darse cuenta, abren caminos. Y con su ejemplo enseñan a quienes desean aprender, y difundir sus enseñanzas a los demás.

Ese Juez Superior que inspira estas líneas es el Señor Arnaldo Rivera Quispe[1]. Recuerdo que era yo un novel juez, y con una ponencia suya, la Sexta Sala Civil había anulado una resolución dictada por mí. Ante la incertidumbre de cómo proceder, en cumplimiento de lo ejecutoriado, no dudé en conversar sobre el tema con el Señor Rivera. Y me atendió, me escuchó, e intercambiamos ideas sobre el particular, con lo cual, mis dudas fueron despejadas. Ahora, en 2021, dudo mucho que otro juez superior hubiese tenido conmigo la condescendencia del Doctor Rivera, y que otro juez inferior tuviera la temeridad que tuve al pedirle audiencia a mi colega superior. Pero fue así que conocí al Doctor Rivera.

El Dr. Rivera había transformado una Sala muy atrasada (la Sexta Sala Civil) en la más eficiente de las Salas Civiles de la Corte de Lima. Y con el tiempo, la Sexta Sala Civil se convirtió en la Tercera Sala Civil.

Años después, en varias ocasiones, a solicitud del Dr. Rivera, los Presidentes de la Corte tuvieron a bien, darme la oportunidad de conformar el colegiado como juez superior provisional en la Tercera Sala Civil, presidida por el Dr. Rivera.

La organización y el orden de la Sala eran admirables. El clásico organigrama de Relatoría, Secretaría y Escribanía fue rediseñado por completo por el Dr. Rivera, dotando a la Sala de mayor dinamismo.

Su gran aporte al Poder Judicial es la simplificación del trámite del proceso en segunda instancia. En la Resolución Nº 1 se señala día y hora para la vista de la causa. Con ello se supera el engorroso trámite de la segunda instancia previsto en la Ley Orgánica del Poder Judicial, aplicando los principios de concentración, celeridad y economía procesales.

Para acelerar la resolución de los casos, las tablas para las vistas de las causas son temáticas. Algunos días se ve causas civiles, otros días causas constitucionales. Hasta las tablas de los cuadernos de apelación sin efecto suspensivo se programan por temas. Y ello es posible porque el Señor Rivera, con ayuda del Relator o Relatora elaboraba personalmente las tablas indicando en la carátula del expediente si la apelación era de sentencia, de auto o de ambos, y la materia de la apelación.

El Señor Rivera daba muchas facilidades a los jueces superiores provisionales. Sabía que era corto el plazo de nuestra designación y no quería que lleváramos carga de trabajo de la Sala al retornar a nuestros juzgados. Por eso ordenaba a los asistentes de los jueces superiores titulares reemplazados que dieran prioridad a la proyección de las ponencias de los jueces superiores provisionales, a fin de que una vez concluida la promoción, pudieran retornar a sus juzgados dejando carga cero en la Sala.

El despacho de los expedientes era muy ágil. La experiencia del Dr. Rivera hacía que uno no terminara de dar cuenta del expediente y el ya supiera el sentido de nuestra ponencia. A veces el Dr. Rivera nos compartía sus anécdotas como Relator, Juez Especializado, magistrado contralor y como Juez Superior.

El Dr. Rivera era un defensor de los jueces especializados en lo civil. Sabía de nuestra sobrecarga de expedientes, de la falta de personal suficiente en comparación con las Salas Civiles Superiores, que a veces tenían exceso de personal, de la escasez papel y otros útiles de escritorio. Tenía la costumbre de visitar los juzgados, a fin de ver su problemática y dar consejos a los jueces para mejorar la atención del despacho. Y en más de una ocasión, envió personal de su Sala para apoyar a los juzgados más congestionados.

El Dr. Rivera cesó por límite de edad el 27 de enero de 2020[2], a pocos días de las vacaciones judiciales del año pasado. Poco después comenzarían el COVID-19 y la nueva normalidad, Aunque no tuvimos oportunidad de despedirnos personalmente, nosotros estamos muy agradecidos por sus enseñanzas. Varias de las buenas prácticas que implantamos en los Juzgados a nuestro cargo, el 1º Juzgado Civil de Lima y ahora el 2º Juzgado Civil de Ate (MBJ de Huaycán), son tributarias de las buenas prácticas del Dr. Rivera. En este día en que se inicia el año judicial 2021, queremos rendirle un pequeño pero merecido tributo, el más sincero de nuestros agradecimientos y el más sincero de nuestros respetos.  


[2] Ver R.A. Nº 010-2020-P-CE-PJ de fecha 22 de enero de 2020, publicada en el Diario Oficial El Peruano el 24 de enero de 2020. En https://busquedas.elperuano.pe/download/url/cesan-por-limite-de-edad-a-juez-superior-titular-de-la-corte-resolucion-administrativa-no-010-2020-p-ce-pj-1848587-1.


[*] Jaime David Abanto Torres es abogado por la Universidad de Lima y cuenta con estudios en la Maestría en Derecho Constitucional de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Además, es juez titular del 2° Juzgado Civil de Ate, de la Corte Superior de Justicia de Lima Este y fue juez titular del 1º Juzgado Civil de Lima, de la Corte Superior de Justicia de Lima.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS