Martes 21 de mayo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

El cuerpo de las mujeres y el vientre de alquiler

El cuerpo de las mujeres y el vientre de alquiler

Yolanda Soledad Tito Puca: »¿Será posible permitir solo la gestación (subrogada) denominada “altruista”? ¿Es realista creer que habría tantas mujeres dispuestas a hacerlo por generosidad y por ver felices a quienes desean ser padres o madres? ¿es posible una legislación así? ¿será necesario regularlo para que las mujeres reciban el pago justo? ¿acaso no son sus cuerpos (y sus necesidades económicas) los que permiten que todo ocurra? ¿es posible prohibir una práctica que las personas privilegiadas ya utilizan de facto hace muchos años?».

Por Yolanda Soledad Tito Puca

viernes 29 de abril 2022

Loading

[Img #33290]

Me gustaría exponer algunas ideas a propósito del caso de Ricardo Morán y sus hijos, más allá de su demanda contra el Reniec, pues al respecto, en este momento y ocurridos los eventos, me parece que le asiste el Derecho y la razón. Tomé su versión de la larga pero poco incisiva entrevista que le hace Marco Sifuentes. No dudo que el amor de Morán para Catalina y Emiliano es inconmensurable, pues los hijos suelen ser el mejor motivo y la mejor ocasión para hacernos mejores personas.

Él dijo que no intentó adoptar en Perú porque es muy difícil y porque quería que su hije tenga sus genes. ¿Pero acaso todo lo que está haciendo desde el 2003 (que tomó la decisión de utilizar el procedimiento), sabiendo cómo es la intervención médica sobre el cuerpo de dos mujeres, el alto costo económico, tener que viajar y vivir allá, luchar judicialmente, etc., no es complejo?

Tiene razón él cuando, al defenderse, comenta que no ha ido a la India, Grecia o Ucrania para hacer el procedimiento de gestación subrogada. Esos lugares pueden llegar a ser abominables “granjas de mujeres”, allá es más barato que en Estados Unidos, pero descarta muy fácilmente el argumento de la explotación económica del cuerpo gestante, señalando que “Megan” (la madre subrogada) la ha pasado muy bien en el proceso, tanto así que después de tener a los dos hijos de Ricardo, inmediatamente ella ha vuelto a alquilar su vientre y luego ha tenido un hijo propio (el tercero, pues ya tenía dos hijos previamente). Solo eso desconoce que es difícil para un cuerpo femenino gestar varias veces (se debilita) y más en condiciones en las que deben someterse a tratamientos hormonales para que su cuerpo conserve los fetos de un óvulo que no es suyo.

Lea también: ¿Cómo se relaciona la causa del divorcio con los daños al cónyuge perjudicado?

Para evitar complicaciones (ver caso Baby M en Estados Unidos) se prefiere que la gestante y la dueña del óvulo sean dos mujeres distintas. Él ha contado también que la «donante» de los óvulos ya ha sido madre subrogada y no solo de óvulos, es decir, que ambas mujeres están trabajando para el sistema de vientres de alquiler, pero, ni así él puede ver que hay una necesidad económica en ambas (no es difícil ver el caso de muchas familias estadounidenses con casas hipotecadas por 25 años y con deudas por educación universitaria costosísima). Basta ver que fue Grecia uno de los pocos países europeos donde se permitió legalmente este procedimiento para extranjeros cuando entró en la grave crisis económica que la sigue aquejando.

Pareciera como si Morán realmente creyera que las mujeres hacen esto por bondad y casi hasta por hobbie, argumentos similares al médico entrevistado por la DW en el minidocumental que aquí les comparto, donde apela a una supuesta generosidad de las mujeres, descartando que ellas lo hagan por la paga o la necesidad económica. No se lo pierdan, el video es revelador en muchos aspectos y no solo en ese.

Morán considera que la madre subrogada no tiene “vínculo genético” con los bebés, pero en realidad pequeños fragmentos del ADN fetal pasan al torrente sanguíneo de la madre y es su sangre la que es capaz de nutrir y oxigenar al feto. La mujer no solo es un cuerpo que gesta. Los bebés conocen el olor, la voz y hasta el sabor de su madre y como cualquier mamífero el bebé la busca al nacer (es sorprendente como estos “poderes” del bebé persisten hasta sus primeros años de vida). Si no fuese así, estas agencias (que se llevan la mayor parte del dinero) no darían acompañamiento psicológico a la gestante, para recordarles siempre que ese bebé “no es suyo” y que lo va a tener que entregar. A mi parecer, se invisibiliza que no poder cuidar de tu bebé al nacer debe ser traumático, no (solo) por motivos sentimentales, sino por un mandato instintivo y hormonal, como animales que somos, pudiendo también caer en una depresión post parto, mastitis, etc.

Lea también: Desconectarse de audiencia virtual y dejar en indefensión al imputado es sancionable

Del lado del bebé subrogado también existen aspectos a tomar en cuenta, empezando porque generalmente nacen por cesárea programada perdiendo la protección bacteriana que ocurre al nacer por el canal vaginal (además de otros asuntos sobre los que he escrito en otra ocasión), también le será negada la leche materna (calostro), perdiéndose las ventajas inmunitarias que eso significa. Cuando nace un bebé de subrogación, este pierde a su madre, por lo que, a efectos prácticos, es como si ella hubiese muerto (ver los estudios de la psiquiatra Ibone Olza al respecto).  Ricardo Morán que esta práctica existe en nuestro país, sin necesidad de viajar al extranjero, por lo que muchos están lucrando ante el vacío legal. Será importante revisar las experiencias comparadas, por ejemplo, en España y Alemania se criminaliza; en Canadá y Reino Unido solo se permite la opción sin estipendio y en India, si bien se prohibió que los extranjeros usen ese método, será posible que accedan a este si en su país de origen es legal. El documental de la DW prueba que, si bien en Grecia se permite otorgar solo un estipendio de 10 mil euros a la gestante, en realidad todo el proceso puede costar 80 mil euros.

Acaso, ¿será posible permitir solo la gestación denominada “altruista”? ¿Es realista creer que habría tantas mujeres dispuestas a hacerlo por generosidad y por ver felices a quienes desean ser padres o madres? ¿es posible una legislación así? ¿será necesario regularlo para que las mujeres reciban el pago justo? ¿acaso no son sus cuerpos (y sus necesidades económicas) los que permiten que todo ocurra? ¿es posible prohibir una práctica que las personas privilegiadas ya utilizan de facto hace muchos años?

Cuando no se quiere asumir una tarea nos suelen decir que en el Perú “no estamos preparados” para ello, pero lo cierto es que la realidad siempre va más adelante que el Derecho, por lo que espero haber traído a este debate otros aspectos que mis colegas especialistas no suelen abordar ¿Será posible, me pregunto, que un bebé sea el objeto de un contrato de dar?

Yolanda Soledad Tito Puca. Abogada por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Candidata a magíster con mención en Derecho Constitucional. Ha sido abogada litigante de los procesos constitucionales de la SUNEDU y asesora de la Comisión Nacional contra la Discriminación (CONACOD).

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS