Viernes 21 de junio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Fiscal Supremo de Control Interno se retira antes de acabar su gestión

Fiscal Supremo de Control Interno se retira antes de acabar su gestión

La fiscal suprema titular, Nora Miraval, a cargo de la Fiscalía Suprema de Control Interno se jubila. La Junta de Fiscales Supremos, el máximo órgano de gobierno del Ministerio Público, pierde un segundo miembro tras la suspensión de Carlos Ramos Heredia. Disminuida, la Junta deberá elegir un nuevo fiscal de Control Interno.

Por Redacción Laley.pe

jueves 12 de febrero 2015

Loading

[Img #6801]

La próxima semana, la fiscal suprema titular Nora Miraval Gambini cumplirá 70 años y deberá jubilarse en el servicio a la administración de justicia, con lo cual quedará vacante la Fiscalía Suprema de Control Interno, que ella ocupaba desde el 14 de mayo del 2014.

Días antes u horas después de su jubilación, la Junta de Fiscales Supremos, integrada por el fiscal de la Nación interino, Pablo Sánchez Velarde, el ex fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, Zoraida Avalos Rivera y Gonzalo Chávarry Vallejos, se verá en la disyuntiva de elegir al sucesor para un cargo tan delicado e influyente en el Ministerio Público.

Un cargo que ha estado en la polémica y en la sospecha en los últimos años. El fiscal de la Nación electo, Carlos  Ramos Heredia fue suspendido por el CNM en virtud de cuatro investigaciones en su contra, por su actuación al frente de la Fiscalía Suprema de Control Interno, entre el 2011 y el 2014.

Las opciones

Por este motivo, la Junta de Fiscales Supremos deberá decidir con buen criterio quien ocupará este despacho. El Fiscal de la Nación interino, Pablo Sánchez, es de la idea que este cargo sea ocupado por un fiscal supremo titular, pero nada impide nombrar a un fiscal supremo provisional.

De seguir el criterio de Sánchez, la Junta de Fiscales Supremos tiene muy poco margen para elegir al sucesor de Miraval. Peláez también es investigado en el CNM por el caso La Centralita, una de las imputaciones hechas a Ramos, por lo que no debería asumir Control Interno. Además, se jubila en poco más de un año.

Zoraida Avalos es vinculada a Ramos y Peláez, por lo que su nombramiento en ese puesto también podría generar críticas de la opinión pública y la prensa. La única alternativa pareciera ser Chávarry Vallejos, que fue enviado en febrero del 2014 al Jurado Nacional de Elecciones, justamente con los votos de Ramos Heredia, Peláez Bardales y Avalos Rivera, para sacarlo de competencia a la fiscalía de la Nación.

El 21 de enero de este año, Chavarry renunció al JNE y retornó al Ministerio Público para apoyar la labor de Pablo Sánchez y levantar la imagen de la institución. Hoy dirige la segunda fiscalía suprema en lo penal. Para la elección se requiere cuatro votos en la Junta, el fiscal de la Nación tiene doble voto dirimente. El cargo de fiscal supremo de Control Interno es por tres años.

La que no quería irse

Justamente, tal vez pensando en esa situación, la primera semana de enero la doctora Nora Miraval presentó un recurso a la Junta de Fiscales Supremos que le permitiera mantenerse en el cargo, más allá del límite de jubilación.

Miraval argumentó que fue elegida fiscal suprema de Control Interno, en mayo del 2014, para un periodo de tres años y solo ha cumplido uno, por lo que se debe ampliar su permanencia para completar su periodo.

La Junta de Fiscales Supremos rechazó su pedido al considerarse que ellos no tienen la facultad para decidir que un funcionario permanezca en su puesto más allá del tiempo que establece la ley, para la jubilación.

El poder de Control Interno

De acuerdo con la Ley Orgánica del Ministerio Público, la Fiscalía Suprema de Control Interno tiene como principal tarea el control disciplinario del desempeño de los fiscales, en nivel provincial y superior, a nivel nacional. Como parte de esta tarea realiza visitas periódicas a todos los distritos judiciales del país. También puede programar una visita a un determinado despacho fiscal.

Pero, además, su influencia alcanza al Poder Judicial. La Fiscalía Suprema de Control Interno investiga a jueces y fiscales a nivel nacional, para determinar si han cometido un delito en el desempeño de sus funciones, prevaricato, corrupción, tráfico de influencias, etc. Ante una denuncia de tipo penal, solo si el fiscal supremo de Control Interno considera que hay delito, se procesará penalmente a un juez o fiscal, sino todo pasará al archivo.

Se pudo evitar

Toda esta situación demuestra la debilidad del sistema de justicia. En principio, el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) nombró a Nora Miraval como fiscal suprema titular en febrero del 2014, cuando estaba por cumplir 69 años de edad.

Es decir, el CNM la nombró sabiendo que le quedaba un año para jubilarse. Una decisión que hoy debilita al Ministerio Público. Además, el CNM deberá convocar un nuevo concurso público para elegir un nuevo fiscal supremo titular.

Mientras, la Junta de Fiscales Supremos tendrá un miembro menos. Dos menos, si sumamos la suspensión de Ramos Heredia. Habrá más fiscales provisionales en el máximo nivel del Ministerio Público. Una situación que se pudo prever y evitar desde el Consejo Nacional de la Magistratura, el organismo que nombra, ratifica y destituye a los magistrados titulares del país. 

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS