Domingo 23 de junio de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

A un año del trabajo remoto: Mesa de Diálogo con Gerentes de RR. HH.

A un año del trabajo remoto: Mesa de Diálogo con Gerentes de RR. HH.

Para la revista Gestión Pública & Control Nº 17, Juan F. Jiménez Mayor y Armando San Román Alva entrevistaron a diversos gerentes de recursos humanos de las principales instituciones a fin de conocer los desafíos y logros obtenidos en este primer año de trabajo remoto en medio de una complicada situación originada a raíz de la COVID-19, donde salieron a la luz problemas que no eran visibles y en la que funcionarios y servidores públicos tuvieron que afrontar la nueva realidad presentada con esta nueva realidad laboral. Lea aquí un extracto de esta importante entrevista.

Por Gestión Pública & Control

jueves 13 de mayo 2021

Loading

[Img #29782]

Todo cambio en la administración pública no siempre es sencillo, requiere un esfuerzo en su conjunto para superar las adversidades. ¿Cuál fue el proceso que su entidad siguió para atender e implementar esta nueva modalidad de trabajo? ¿Cuáles fueron las principales consecuencias en los deberes y obligaciones de los servidores públicos en su rol de atención al ciudadano?

César Augusto García Céspedes (Proyecto AURORA): En primer lugar, debo señalar que este proceso de adecuación al trabajo remoto fue uno de los más complejos que me ha tocado vivir en la administración pública, toda vez que en la legislación vigente no se contemplaba esta figura como tal. Solo en nuestro país se ha regulado el teletrabajo, que a la par podría ser una alternativa desde un punto de vista privado y no público, aunque la norma lo consideró para su aplicación, pero con resultados no muy alentadores. Ahora bien, entrando a ver la figura del trabajo remoto en la entidad donde laboro, debo comentar que, en primer lugar, se tuvo que adecuar la normatividad interna y elaborar formatos que permitieran sociabilizar y adecuar esta nueva modalidad de trabajo. Fue una labor ardua ya que uno de los problemas que debimos enfrentar era los usos y costumbres que existe en la administración pública con relación a la presencia física del servidor en su centro laboral. Se tuvo que concientizar a los jefes inmediatos superiores de la nueva forma de controlar el trabajo, tarea y/o actividad de los servidores versus el control del horario, tarea que ha sido complicada ya que el funcionario público (no todos, por supuesto) considera que si el servidor no está físicamente, no estaría realizando un trabajo de forma adecuada. Es por ello que se realizó un trabajo de coordinación y explicación a los jefes acerca de la nueva forma de controlar el trabajo con base en resultados que permitan medir las actividades o tareas versus los objetivos y metas que se trace la organización. En cuanto a las principales consecuencias en los deberes y obligaciones de los servidores públicos, estas han sido diversas debido al temor al contagio por la COVID-19; sin embargo, ha existido un gran compromiso por cumplir con la atención al ciudadano.

Delia Inés Mejía Sandoval (INDECOPI): Fuimos la primera entidad pública que puso en práctica el modelo laboral de teletrabajo en el país. Esta experiencia facilitó la implementación de la nueva modalidad de trabajo remoto, a la que debimos adaptarnos rápidamente debido a la emergencia sanitaria.

Primero, entregamos el soporte técnico a los más de mil servidores civiles que laboran en el INDECOPI (CAS y Ley N° 728). Así, con el apoyo de la Gerencia de Tecnologías de la Información (GTI), instalamos la conexión remota y los programas necesarios para que el personal cumpliera con sus labores. De manera complementaria, a partir de las disposiciones emitidas por SERVIR, la Gerencia de Recursos Humanos (GRH) se encargó de analizar y dictar las pautas necesarias para continuar con los procesos de recursos humanos; por ejemplo, control de asistencia, cumplimiento del horario, control de las actividades dispuestas por los jefes y realizadas por los servidores civiles, modalidades de trabajo aplicables, entre otras. En ese sentido, se contó con la activa participación de los jefes de las diferentes áreas, quienes establecieron las modalidades aplicables a su personal (trabajo remoto o presencial, en un primer momento, y posteriormente, mixto), horarios, etc. Mientras que los servidores civiles demostraron una rápida adaptación a estas nuevas formas de trabajo, por lo que hoy podemos decir que nos encontramos a la vanguardia de un trabajo remoto con base en el cumplimiento de metas. Somos una entidad que brinda diferentes servicios a la ciudadanía, por ello implementamos una asesoría personalizada, a fin de realizar y agilizar los trámites de forma virtual. Además, para quienes continuaron asistiendo a nuestras instalaciones para la atención presencial se implementaron los protocolos dispuestos por el Ministerio de Salud – MINSA, a fin de evitar la propagación de la COVID-19.

Finalmente, agradeciendo su disposición con Gestión Pública & Control, ¿cuál es el futuro del trabajo remoto en la administración pública?

Todos: El trabajo remoto, vino para quedarse.

Sandra Esther Mosto Oquendo (ESSALUD): La pandemia causada por la COVID-19 ha hecho que la administración pública incursione en el mundo del trabajo remoto a pesar de no contar con experiencia para ello. Pese a lo expuesto, y sobre la base de la nueva realidad, se dio el gran paso al cual todos debían adaptarse. Este camino no ha sido fácil, ya que los empleadores no concebían el hecho de que los trabajadores no desarrollen sus labores de manera presencial, sumado al hecho de que no se contaba con mecanismos para medir la producción del citado trabajo ni con la logística ni tecnología necesarias para ello; sin embargo, la adaptación no tardó mucho, las entidades se amoldaron a los cambios y actualmente el trabajo remoto es una realidad. Esto nos hace pensar que en el futuro no muy lejano, las entidades públicas no solo tendrán en sus radares la modernización de la gestión, el gobierno digital, entre otros temas de vanguardia, sino que considerarán al trabajo remoto como una forma de prestación de labores incluida en los respectivos reglamentos internos de servidores civiles, con toda una regulación especial sobre la materia.

Jeanette Edith Trujillo Bravo (SERVIR): Es necesario plantearse la adaptación de la cultura organizacional de las entidades públicas a los nuevos modelos de trabajo. Esto quiere decir, por ejemplo, adecuar los servicios y los procesos a entornos digitales, capacitar a nuestros servidores en el uso de las TIC, generar canales de comunicación que acerquen más al ciudadano, así como brindar todas las medidas de seguridad y salud en el trabajo que sean necesarias para garantizar un adecuado desarrollo de las labores a cargo de los servidores. El trabajo remoto realizado durante todo este tiempo ha evidenciado que, dependiendo de las características de la entidad, la naturaleza del puesto, entre otras, muchas de las funciones pueden ser desarrolladas en forma no presencial, transformando la gestión de personas hacia una gestión flexible y por resultados, a una supervisión del trabajo basada en el cumplimiento de productos, metas y objetivos, y que garantice además la desconexión digital y la conciliación entre la vida personal, familiar y laboral. Asimismo, promueve la inserción laboral de las personas con discapacidad, así como brinda facilidades para que las servidoras gestantes y los servidores civiles responsables del cuidado de niños, adultos mayores y personas con discapacidad puedan continuar prestando sus servicios en la entidad pública bajo la modalidad del teletrabajo o trabajo remoto.


¿Te gustó este entrevista? Puedes acceder a mayor información especializada en la zona exclusiva para suscriptores de Gestión Pública & Control. Suscríbete: [email protected] // +51 (1) 7108900 // 

También invitamos a visitar las redes sociales de Gestión Pública y Control en FacebookTwitter  e Instagram.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS