Sábado 02 de marzo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Dentista deberá pagarle a su madre casi US$1 millón por financiar sus estudios

Dentista deberá pagarle a su madre casi US$1 millón por financiar sus estudios

Un dentista perdió el juicio interpuesto por su madre luego de desconocer el acuerdo firmado entre ambos, en el que se comprometía a pagar los gastos educativos que realizó la mujer para que él estudiara en la Universidad, y deberá pagar ahora cerca de US$1 millón.

Por Redacción Laley.pe

viernes 5 de enero 2018

Loading

[Img #16942]

La Corte Suprema de Taiwán dictaminó en favor de una madre sobre su hijo, un dentista, quien deberá pagarle un total de hasta US$1,7 millones como un reembolso por los gastos educativos en los que incurriría la madre para que el joven estudiara la carrera de Odontología.

En el año 1997, madre e hijo firmaron un contrato muy poco usual en el cual se establecía que él se comprometía a pagarle a la mujer el 60% de sus ingresos mensuales después de graduarse.

Esto sería un reembolso por los gastos educativos de su profesión. En aquel año, el hombre tenía 20 años cuando se firmó el acuerdo. Tiempo después, el joven consideró que era incorrecto exigir un pago financiero por criar a un hijo.

Al desconocer el acuerdo, su madre llevó el caso a los tribunales por negarse a saldar su deuda durante varios años. En su defensa, el médico indicó que era muy joven cuando adquirió ese compromiso, por lo que el contrato debía considerarse no válido.

Sin embargo, la Corte Suprema de Taiwán dictaminó que el acuerdo sí era válido y falló a favor de la madre, ordenando el pago de casi US$1 millón por criarlo y financiar su carrera, incluidos los intereses.

La madre, identificada solo por su apellido, Luo, crió a sus dos hijos después de que ella y su esposo se divorciaran. En el juicio manifestó que había gastado cientos de miles de dólares para financiar la carrera de Odontología de sus dos hijos, pero tenía el temor que ambos no estuvieran dispuestos a cuidarla en la vejez.

Así, firmó un contrato con ellos en el que se comprometían a darle una parte de sus ganancias. Mientras que el hijo mayor llegó a un acuerdo con su madre y firmó el contrato por una cantidad más pequeña, el hijo menor firmó, pero luego no cumplió lo prometido.

A modo de su defensa, el acusado manifestó que había trabajado en la clínica dental de su madre después de graduarse y la había ayudado a ganar más de lo que le habían ordenado pagarle.

Según informa BBC, los jueces consideraron que el contrato era válido ya que el hijo era adulto cuando lo firmó y que no lo habían obligado a hacerlo. Este caso se considera particularmente inusual porque implica un contrato entre padres e hijos.

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS