Sábado 13 de abril de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Apuntes sobre el nuevo Código de Ética y Conducta del Indecopi

Apuntes sobre el nuevo Código de Ética y Conducta del Indecopi

Cecilia Torres Suárez: “El Nuevo Código de Ética y Conducta del Indecopi, a diferencia del Código de Ética que rige a todos los servidores públicos, pretende crear un instrumento que responda a los valores institucionales de Indecopi y describa de manera consolidada todos los procedimientos institucionales, así como las áreas involucradas”.

Por Cecilia Torres Suárez

lunes 13 de septiembre 2021

Loading

[Img #30933]

 

I. Contexto

Como parte de los esfuerzos del Estado por combatir los actos de corrupción y promover conductas éticas del personal que forma parte de las instituciones públicas, el 3 de septiembre del 2021, el Consejo Directivo del Indecopi aprobó el Código de Ética y Conducta. Este Código además forma parte del componente “Políticas de Integridad” de la segunda etapa para el fortalecimiento de una cultura de integridad aprobado por la Resolución de Secretaría de Integridad Publica 002-2021-PCM/SIP, y tiene como objetivo consolidar los lineamientos que deben guiar las actuaciones de todos los colaboradores de la institución, en todos los niveles jerárquicos sin importar la forma de contratación.

II. Análisis  

¿Pero qué de nuevo trae este Código?

El Nuevo Código de Ética y Conducta del Indecopi, a diferencia del Código de Ética que rige a todos los servidores públicos, pretende crear un instrumento que responda a los valores institucionales de Indecopi y describa de manera consolidada todos los procedimientos institucionales, así como las áreas involucradas.

Lea también: La baja crediticia y su impacto en la inversión pública y privada

Aun cuando no contiene cambios resaltantes a los ya regulados en la legislación preexistente, aquí les cuento los cinco aspectos más importantes de este Código:

1. Reconoce que las acciones de los servidores públicos, incluso en su actuar a título personal, pueden generar un impacto en la organización para la que laboran, por lo que incentiva que todos los colaboradores eviten comportamientos ilegales o contrarios al Código de Ética y Conducta.

 

2. Reconoce cuatro valores institucionales: (i) cultura de servicio; (ii) liderazgo; (iii) trabajo en equipo; y, (iv) espíritu innovador. Aunque la descripción de estos cuatro valores no es muy clara y no necesariamente el título refleja la intención de lo que se describe, lo  resaltante y loable es que se promueva en el ADN de los servidores, una cultura de servicio, haciendo un uso eficiente de los recursos y enfocado en las necesidades de la sociedad (entendiéndose a esta, como a todos los agentes económicos); un actuar con liderazgo, a través de un equipo que responda a las necesidades de la comunidad, de manera profesional y escuchando de manera activa; que trabaje en equipo, es decir alineados a la misión institucional, impartiendo decisiones justas y equitativas en las diversas materias que se encuentran a su cargo; y finalmente, con espíritu innovador,  descrito como la capacidad de sus colaboradores de actuar en un entorno cooperativo de apoyo a sus usuarios.

3. Asigna a la Unidad de Integridad Institucional, como unidad orgánica de apoyo de la Gerencia General y que tendrá como finalidad promover la integridad, ética, transparencia, control interno e identificación de riesgos de integridad y de corrupción. Adicionalmente, se le encarga la responsabilidad de efectuar las interpretaciones que se requieran respecto al contenido del Código de Ética y Conducta.

4. Incorpora pautas para el comportamiento de sus colaboradores con respecto a (i) uso de drogas e ingesta de alcohol; (ii) discriminación, hostigamiento y acoso; (iii) uso adecuado de la información; (iv) nepotismo; (v) proselitismo político; (vi) uso de recursos; (vii) conflicto de intereses; (viii) anticorrupción y soborno; (ix) regalos, donaciones, hospitalidades y otros; (x) proveedores.

5. Describe el procedimiento para el tratamiento de las denuncias, y reconoce el trabajo conjunto que desempeñarán tanto la Unidad de Integridad Institucional como la Secretaría Técnica del OIPAD.

Si bien cada uno de estos cinco aspectos son importantes, será todo un reto para el Indecopi la creación de la Unidad de Integridad Institucional. De acuerdo con el Reglamento de Organización y Funciones de esta entidad, la referida unidad tendrá como funciones, entre otras, las siguientes:

  • Apoyar en la identificación y gestión de riesgos de corrupción.
  • Implementar, conducir y dirigir la estrategia institucional de integridad y lucha contra la corrupción, así como supervisar su cumplimiento.
  • Supervisar el cumplimiento de la normativa vigente de transparencia, gestión de intereses y conflicto de intereses.
  • Recibir, evaluar, derivar, realizar el seguimiento y sistematización de denuncias sobre actos de corrupción, asegurando la reserva de información cuando corresponda.
  • Orientar y asesorar a los funcionarios y servidores sobre dudas, dilemas éticos, situaciones de conflicto de interés, así como sobre los canales de denuncias y medidas de protección existentes en la entidad y otros aspectos de políticas de integridad.
  • Emitir opinión técnica en el ámbito de su competencia.

Lea también: El gran desafío pospandemia: La atención de la demanda educativa

III. Conclusiones

Como se puede apreciar, la Unidad de Integridad Institucional no solo será un supervisor de la actividad de los servidores, sino además recae sobre esta unidad la valiosa e importante actividad de promover un modelo de integridad que sea lo suficientemente potente para calar en cada uno de los colaboradores de la institución y además en la ciudadanía.

Un dato adicional e importante de resaltar es que, de acuerdo con los informes publicados por la Secretaría Técnica de OIPAD, durante los años 2020 y hasta el primer semestre del 2021, se ha dispuesto el inicio de veinte (20) investigaciones preliminares contra el personal de Indecopi[1]. Este es un número considerablemente bajo, si tomamos en cuenta el número de colaboradores y la presencia de Indecopi a lo largo de todo el Perú.

No obstante el bajo número de denuncias contra los funcionarios, es importante que toda la ciudadanía se encuentre vigilante de estas nuevas políticas y lineamientos que se deben implementar de cara a contar con una entidad pública cada vez más íntegra. Una práctica muy interesante sería ver en las redes sociales de Indecopi una fuerte campaña sobre estos aspectos, que conviertan a la ciudadanía en un aliado activo para el fortalecimiento de las políticas de integridad.


Cecilia Torres Suárez. Abogada con estudios concluidos de maestría en Regulación de Servicios Públicos y Gestión de Infraestructura por la Universidad del Pacífico. Ex becaria de la Cooperación Técnica Belga. Experta en Competencia y Regulación.

¿Te gustó este artículo? Puedes acceder a mayor información especializada en la zona exclusiva para suscriptores de Gestión Pública & Control. Suscríbete: [email protected] // +51 (1) 7108900 //

También invitamos a visitar las redes sociales de Gestión Pública & Control en Facebook (@GesPubyCont), Twitter (@GesPubyCont) e Instagram (@gestionpublicaycontrol). 

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS