Lunes 04 de marzo de 2024 | Suscríbete al Newsletter de La Ley

Tributo a mis colegas (IV) Rubén Elmer Cajahuamán Munguía In memoriam

Tributo a mis colegas (IV) Rubén Elmer Cajahuamán Munguía In memoriam

Por Jaime David Abanto Torres

jueves 15 de junio 2023

Loading

Jaime David Abanto Torres[1]

 

Recuerdo que, en mis días en el Despacho del Primer Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, un colega tocó las puertas de la oficina. Se trataba del Dr. Rubén Elmer Cajahuamán Munguía, quien como parte de su Curso del PROFA en la Academia de la Magistratura, tenía que hacer una pasantía en un Juzgado. Fue así como conocí a mi amigo Rubén, como solía llamarlo.

No hay nada más edificante para un juez, que compartir los conocimientos y experiencias con los noveles colegas. Compartir los secretos de la profesión. Así, Elmer pudo observar audiencias, ver cómo era el despacho de los expedientes,  poner en práctica la calificación de las demandas y la proyección de las resoluciones. Por supuesto que Elmer se llevó una buena colección de modelos de sentencias de las materias frecuentes en su Juzgado, con lo que tendría suficiente para comenzar su carrera judicial. 

Desde los felices tiempos antes del Covid-19, una de las cortes más activas en la capacitación de los jueces y auxiliares fue y sigue siendo la Corte Superior de Justicia de Junín, por iniciativa de nuestro común amigo, el Juez Superior Edwin Ricardo Corrales Melgarejo, actualmente Juez Supremo Provisional. Es así que dicha Corte tuvo a bien invitarme a dictar conferencias en la ciudad de Huancayo. 

Es en 2018 que viajo por primera vez a esa ciudad para dar la conferencia “Los problemas del precario en el IV Pleno Casatorio Civil”. Allí fui recibido con mucha hospitalidad por Rubén y otros colegas jueces y fiscales, con quienes pude compartir un interesante intercambio de experiencias. En aquella ocasión pude conocer las cercanías de Huancayo, y de reencontrarme con mi amigo Rubén, quien estaba a cargo del Juzgado Civil del Módulo Básico de Justicia de Concepción, cuyo diseño es muy parecido al del Módulo Básico de Justicia de Huaycán de la Corte Superior de Justicia de Lima Este, a donde los caminos de la vida me llevarían a prestar servicios en la actualidad. 

En 2019 viajo por segunda vez a Huancayo para dar la conferencia “Problemática procesal en la Ley de Desalojo Notarial y Propuestas de Solución”. En aquel entonces tuve la oportunidad de visitar nuevamente el Módulo Básico de Justicia de Concepción y de compartir un suculento almuerzo huancaíno con los colegas Ricardo y Rubén. Por la tarde, tuve la oportunidad de conocer la hermosa Provincia de Concepción. La Patrona de la Provincia es la Virgen de la Inmaculada Concepción y existe una estatua gigante en cuyo interior hay una escalera que conduce a un mirador en la corona, desde el cual se puede observar todos los alrededores de la Provincia.  

El entusiasta Rubén nos invitó a subir al mirador. Prudentemente, Ricardo declinó la invitación. Yo, contagiado por el entusiasmo de Rubén, acepté sin medir las consecuencias. No ponderé la altura de 3,283 metros sobre el nivel del mar y entonces desconocía que padezco hipertensión arterial. Confieso que en varios momentos de la escalada pensé en desistir, pero el entusiasmo de Rubén, mi carácter perseverante y la bendición de la Virgen hicieron que lográramos el objetivo de llegar hasta lo alto de la corona y contemplar uno de los paisajes más hermosos del mundo.

Tiempo después cuando el cardiólogo me diagnosticó mi enfermedad, me di cuenta de mi temeridad y de que continuaba con vida por pura gracia divina. 

La última vez que vi de manera presencial a mi amigo Rubén fue el 16 de agosto de 2019. Lo recuerdo porque ese día tuvo la gentileza de obsequiarme una artesanía con la figura de un Huacón que aún conservo. La Huaconada o Danza de los Huacones fue inscrita en 2010 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad[2]. Como me enseñó el buen Rubén, los huacones representan el antiguo consejo de ancianos y se convierten en la máxima autoridad del pueblo. Sólo pueden ser huacones los hombres de buena conducta y gran integridad moral. Cualidades que son exigidas a los jueces cuando el artículo 2 inciso 8 de la Ley de la Carrera Judicial Nº 29277 considera como parte del perfil del juez, tener una trayectoria personal éticamente irreprochable. 

La última vez que vi a mi amigo Rubén fue el 22 de diciembre de 2020 cuando di la Conferencia Magistral en entorno virtual “La conciliación judicial virtual:  El proceso civil y laboral escrito y oral” conjuntamente con mis amigos y colegas Ricardo y Carlos Polanco Gutiérrez, evento organizado por la Corte Superior de Justicia de Junín. Entre los entusiastas participantes estaba mi amigo Rubén.  

Rubén recibió el llamado del altísimo el 4 de febrero de 2021, víctima de la pandemia del COVID-19, dejando un gran vacío en su entorno familiar y en la Corte Superior de Justicia de Junín. 

Sean estas líneas un pequeño tributo a la amistad sincera de un colega que siempre se destacó por su humildad, amabilidad, alegría, sencillez y don de gentes.

 


[1] Juez del Segundo Juzgado Civil de Ate de la Corte Superior de Justicia de Lima Este.

[2] Sobre la huaconada y los huacones puede consultarse https://ich.unesco.org/es/RL/la-huaconada-danza-ritual-de-mito-00390 .

NEWSLETTER DE LA LEY.PE

NOTICIAS RELACIONADAS