Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Cruz Silva Del Carpio
Martes, 24 de mayo de 2016 | Leída 340 veces
¿ESTÁN LOS PLANES DE GOBIERNO REALMENTE COMPROMETIDOS CON LA JUSTICIA?

Para desenmascarar una mala propuesta en materia de justicia

Enviar por email
Noticia clasificada en: Elecciones 2016 Poder Judicial

La autora explica los puntos clave sobre los que debería estar enfocada una política de reforma judicial para el gobierno entrante. Asimismo, advierte que los planes de gobierno de los dos candidatos que se disputarán la presidencia de la República no contendrían un compromiso real sobre el sector Justicia.

[Img #11411]

 

El cambio en el sistema de justicia es urgente. Aquí, once puntos clave para hablar en serio, ahora más que nunca, sobre la reforma de la justicia, considerando que estamos en los previos a la segunda vuelta presidencial.

 

Para comenzar, es necesario tener claridad del problema que se enfrenta: un sistema que tiene taras históricas, agudizadas y complementadas en su esencia por lo que gobiernos anteriores han hecho o dejado de hacer. Por un lado, la falta de transparencia, la aglutinante carga procesal, la corrupción, la falta de recursos materiales y humanos, la ausencia de gestión del despacho y desde el gobierno judicial, la ausencia de funcionarios públicos capaces y de comprobada garantía de independencia e imparcialidad, el incomprensible lenguaje judicial, el perjuicio espíritu de cuerpo que paraliza la autofiscalización, la falta de acceso a la justicia, la exclusión de actores de la sociedad civil.

 

De otro lado, hay problemas que se agudizaron y fueron de manera directa e indirecta producto del gobierno de turno: la falta de presupuesto idóneo, las mafias o tribus judiciales con influencia política partidaria, el divorcio de los magistrados y los estándares supranacionales de derechos humanos, la escalofriante provisionalidad de la magistratura, la falta de voluntad política para impulsar reformas “pantalla”, o la ausencia de una política pública real.

 

Tenemos el problema, y en contra de lo que se podría pensar también las propuestas (la del Acuerdo Nacional por la Justicia (ANJ); la de la Asociación de Jueces para la Justicia y Democracia (JUSDEM); la de la Comisión Especial para la Reforma Integral de la Administración de Justicia (CERIAJUS); la de la Iniciativa por la Justicia (IJU), etc.). Pero, ¿por qué no han funcionado? Evaluando sobre todo las causas del “fracaso”, hay 11 puntos clave para que no nos vuelvan a, como se dice, “florear”, cuando nos proponen cambios.

 

1. Que la justicia sea tomada como un problema central e interdependiente, y no solo como la vía de solución de otros (como el de inseguridad ciudadana).

 

2. Mecanismos y una real coordinación interinstitucional de las instituciones del sistema de justicia, que viabilice la voluntad política para la reforma. Esto debe considerar a la sociedad civil.

 

3. Un presupuesto transparente, con rendición de cuentas periódica y prioridad de los urgentes de la justicia.

 

4. Reconocimiento de los problemas centrales: la corrupción en la magistratura, la acción de las redes de poder y/o tribus judiciales, el lenguaje y tratamiento ciudadano de la justicia, la ausencia de la perspectiva de género e intercultural.

 

5. Reforma real de los procesos de elección de las máximas autoridades judiciales y fiscales.

 

6. Reforma del CNM.

 

7. Mejor y efectiva fiscalización de magistrados.

 

8. Empoderamiento y la participación de la sociedad civil en la reforma.

 

9. Acceso a la justicia de casos paradigmáticos.

 

10. Mejor acceso a la justicia de poblaciones en situación de vulnerabilidad.

 

11. Idoneidad y eficacia de todas las medidas.

 

Ahora usted puede analizar: ¿qué dicen las propuestas de los candidatos? ¿Se visualiza un verdadero interés por esta reforma urgente? ¿Son más de lo mismo o incluso peor?

 

----------------------------------------

Cruz Silva Del Carpio es abogada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y especialista en Derechos Humanos, Género, Desarrollo, Participación Ciudadana, Fiscalización y Transparencia. Actualmente, labora en el Instituto de Defensa Legal (IDL).

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Ley - El Ángulo Legal de la Noticia
La Ley - Peru • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress